Kase. O cierra el circulo

El pasado sábado 25 de marzo el artista de rap zaragozano Javier Ibarra, más conocido como Kase.O actuó en Zaragoza, en un concierto que perdurará durante largo tiempo en muchas memorias y en muchos corazones.

Más de ocho mil personas se reunieron en el pabellón José Luis Abós, antiguo Príncipe Felipe, expectantes ante lo que se preveía un acontecimiento histórico. Las entradas se agotaron el pasado mes de octubre, nada más y nada menos que cinco meses antes. Algo se intuía ya.

Desde que sacó en septiembre su disco “El Círculo”, el rapero del barrio de La Jota no ha parado de promocionarlo en una gira por España. El nuevo disco relata su lado más íntimo,  con episodios de su vida, a veces amargos, a veces dulces. Kase.O, considerado como el mejor MC (Master of Ceremonies) de España, siempre crea revuelo y entusiasmo allá donde actúa, pero con este disco ha creado aún más: una obra maestra llamada a ocupar un lugar en el Olimpo de la música reservado a quienes convierten su obra en legado. Quizás sea su último disco en solitario, por lo que su valor es ya enorme.

Desde primera hora de la tarde los fans comenzaron a hacer fila a las puertas del recinto, que hasta las 8 no abrió las puertas. El frío, el viento y la lluvia no echaron atrás a los primeros que harían los ecos desde las filas cercanas al escenario donde Kase.O aparecería a las 10 de la noche.

Primero actuó Momo, su telonero durante toda la gira por España. Se adueñó del escenario durante media hora sirviendo sus canciones como buen aperitivo para lo que se avecinaba.

A las 10 de la noche, con el pabellón a rebosar, se produjo el momento esperado: Kase.O salió al escenario ante un  público, ardiente en deseos de conectar con él. Se preparaba una noche inolvidable. Javat, otro apodo con el que se conoce a Kase.O, lo dio todo ante el público de su ciudad natal, sabedor de cuánto es querido aquí, en Zaragoza. Él mismo dijo que ésta era una fecha especialmente señalada en el calendario de su gira, debido a la emotividad que para un artista siempre resulta volver a casa, donde ha desarrollado la mayor parte de su vida.

Fueron invitados de honor los raperos Lírico y Sho Hai, los otros dos componentes de Violadores del Verso, su grupo, y Xhelazz quien interpretó una de sus canciones y  admitió la grandeza de Kase.O al haber conseguido congregar a más de 8.000 personas en un concierto único. Tampoco pudo faltar R de Rumba en los platos, el Dj del grupo de rap zaragozano que también salió aclamado por el pabellón al terminar el concierto.

Kase.O maravilló durante dos horas a un público entregado alternando temas de su nuevo disco, con alguna que otra antigua canción de Violadores del Verso junto a Sho Hai y Lírico. El concierto también dejó momentos de solidaridad y reflexión, cuando Kase.O instó al público a pensar más allá de sus vidas, a empatizar con la gente que sufre y a dar lo mejor de cada persona para intentar hacer un mundo mejor. El rapero subrayó que el cambio está dentro de cada uno y que todos somos capaces de grandes cosas.

Quizá Kase.O sonase un poco meloso abordando esos temas pero a veces la gente necesita oír cosas de referentes como él, para darse cuenta del sentido y el poder de sus palabras. Y es que no olvidemos que Kase.O fue un chaval de barrio. Un chaval que, como recuerda en algunas canciones de su disco “El Círculo”, creció con muchos complejos e inseguridades. Por eso convirtió la música en su refugio y en su respuesta. Ese chaval descubrió lo que mejor se le daba hacer en esta vida y luchando por ello lo sacó adelante, y vaya de qué manera.

También sacó su lado más identitario con la canción “Soy de Aragón”, escrita hace más de 20 años en su etapa de adolescente. Dedicó ese tema en el que se reivindican los derechos de Aragón, un pueblo olvidado y controlado desde Madrid, a Jose Antonio Labordeta.

Para quién estuvo allí será muy difícil olvidar cómo se cerró “El Círculo”.

Guillén Bernal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *