Junqueras seguirá en prisión

El ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras. Foto: Juan Manuel Prats

El ex vicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, permanecerá en la cárcel. El Tribunal Supremo ha denegado su recurso de excarcelación, donde apelaba a convicciones religiosas. El jueves se presentó ante los magistrados encargados de revisar su recurso y, según fuentes jurídicas, aunque no reconoció un cumplimiento expreso de legalidad frente a la unilateralidad, dijo ser partidario de una bilateralidad.

Tras conocerse la respuesta al recurso, Junqueras escribió unas palabras de agradecimiento en su cuenta de Twitter: “En estos días que vendrán, manteneos fuertes y unidos. Transformad la indignación en coraje y perseverancia. La rabia en amor. Pensad siempre en los demás. En lo que tenemos que rehacer. Persistid porque yo persistiré. Gracias por todo su apoyo. Os quiero”.

Duras palabras ha mostrado el nacionalismo catalán ante el auto del supremo. Gabriel Rufián, compañero de partido de Junqueras, tachó al Supremo de “carceleros”: “Algún día os veremos frente a un tribunal internacional de derechos humanos”. La ex presidenta de la mesa del parlament, Carme Forcadell, lamentó que Junqueras y los otros tres independentistas encarcelados no pudieran estar con sus hijos el día de Reyes: “Hoy es un día triste, los reyes magos llegarán, pero cuatro padres no podrán estar con sus hijos. Os queremos en casa. Libertad presos políticos”. El ex presidente Puigdemont, desde Bélgica, afirmó con contundencia que los encarcelados “no son presos políticos, son rehenes”.

La decisión del Supremo aumenta la presión sobre Puigdemont. El líder de Junts Per Cat señaló en contadas ocasiones durante la campaña electoral su voluntad de volver a Cataluña. Ahora, tras el 21-D, y con una mayoría independentista a falta de un candidato a la presidencia, Puigdemont deberá aclarar si regresa o no. El bloque independentista sigue remarcando que Puigdemont en su candidato, pero nadie sabe cuándo volverá ni en qué condiciones. Por el momento, su vuelta a España supondría su arresto inmediato.

El día 17 se constituirá el parlament, y se despejará qué ocurre con los ocho los ocho diputados que faltan en el bloque independentista: los huidos y los encarcelados. Una de las posibilidades consiste en que los ocho renuncien sus actas. Otra, que la mesa, en caso de mayoría de miembros independentistas, consiga que deleguen su voto a otros miembros. Puigdemont sigue dando respuestas ‘filosóficas’ sin aclarar si volverá a España: “Mientras haya camino seguiremos caminando. Confiamos en vosotros y no nos fallasteis. Ahora nos toca a nosotros. Esta cadena de confianzas es la garantía más grande para la república catalana”, escribía esta semana en sus redes sociales.

Las oportunidades de Junqueras no han acabado. Antes del 17 enero, el juez Pablo Llarena dará respuesta a una nueva petición de libertad que se presentará la próxima semana. Este recurso pedirá, además de la libertad, el traslado de Junqueras a una cárcel catalana y que pueda acudir a la sesión constitutiva del Parlament así como a otros plenos de la cámara. Por otro lado, la investidura del nuevo presidente catalán se producirá, o al menos se trabajará en ello, a finales de enero.

Miguel Nadal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *