In memoriam Ángel Nieto

EUROPA PRESS

Que la vida es efímera es algo que todos conocemos, pero cuando una serie de fatales circunstancias se conjugan, como en el caso del repentino fallecimiento de Ángel Nieto ,el vacio y la sensación de dolor nos sacuden más profundamente.

Nos conocimos en los inicios de su exitosa carrera, eran muchas cosas las que nos unían: la juventud, las ganas de cambiar el mundo y entrañables amigos como José María García.

En 1973, y ya como bicampeon del mundo, accedió, con la enorme simpatía que le caracterizaba, a realizar el saque de honor en la Romareda, después coincidimos en múltiples ocasiones algunas de ellas en aeropuertos como el de Nueva York, ya que siempre mantuvo una frenética actividad siempre ligada al deporte.

Ángel nos hizo sentirnos orgullosos de ser españoles y su récord de campeonatos del mundo (12+1), hasta en lo supersticiosos nos parecíamos, escribió una página en la historia del deporte mundial nunca superada. Fue tantas veces campeón que quizá por ello no recibió el reconocimiento que hubiera sido justo en vida dedicarle, tal vez porque en nuestro corazón no era excampeón, sino siempre la gran figura mundial del motociclismo.

En la actualidad el éxito en la vida y en el deporte se traduce en dinero pero campeones indiscutibles como él nos enseñan que lo importante no reside en lo económico, nada nos llevamos cuando partimos, lo importante es lo que dejamos atrás, en el caso de Ángel Nieto queda junto al campeón el enorme ser humano.

José Ángel Zalba Luengo, Presidente del Real Zaragoza entre 1971-1978 y 1988-1992.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *