In, inde, independencia

Gabriel Boouys (AFP)

No me he vuelto loco. Yo también pido la independencia. Pero la independencia de la Justicia. Ya está bien de acosar y perseguir a los jueces cuando toman decisiones que no nos gustan. Y es que, los que hoy acusan de utilizar la justicia para resolver conflictos políticos, son los mismos que ayer pedían que el Fiscal general del Estado, los magistrados del Tribunal Constitucional y los vocales del CGPJ sean designados en función de su “compromiso con el programa del Gobierno”. Y sí, me estoy refiriendo a Pablo Iglesias.

El pasado 6 de septiembre el Parlament de Cataluña aprobó una Ley del Referéndum y la llamada Ley de Transitoriedad. Estos textos quebrantan los valores democráticos más fundamentales de España: la soberanía nacional, la convivencia de todos los españoles y la integridad del Estado. Queda constatado, por tanto, que los impulsores del proceso secesionista han abandonado el respeto y la sujeción a la ley. Por ello deben responder ante la Justicia y no quedar impunes. Y es que no están siendo juzgados por pensar diferente sino por saltarse las leyes. Así de sencillo, por mucho que intenten tergiversar.

Todo esto se podría haber evitado si en 2012 el Congreso de los Diputados hubiese aprobado la Proposición Parlamentaria de UPYD que pedía recuperar el delito de referéndum ilegal. No obstante, hacen falta medidas que solucionen el problema de raíz. Nosotros defendemos un Estado federal cooperativo y simétrico que se estructure a través de la asunción de competencias por parte del Gobierno de España. Con esto evitaríamos, entre otras cuestiones, los casos de adoctrinamiento en las aulas.

Aprovecho estas líneas para mostrar mi absoluto rechazo a las elecciones del 21D. No es razonable con el actual clima se tense más la cuerda. Los intereses partidistas de Ciudadanos van a profundizar todavía más la crisis social en Cataluña. Sin duda un acto muy egoísta.

La hoja de ruta debería pasar por utilizar el artículo 155 para sustituir el Govern por una comisión gestora que llevase el gobierno de Cataluña de forma temporal. Su principal objetivo sería volver al orden constitucional. Mientras tanto, dar tiempo a los tribunales para enjuiciar los hechos y establecer las responsabilidades jurídicas de sus causantes. Una vez se haya conseguido todo esto, celebrar elecciones teniendo en cuenta las posibles inhabilitaciones.

Decía Nelson Mandela que “los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su pueblo”. Ahí dejo la reflexión.

Javier Bezares, Portavoz Adjunto de UPYD.

One thought on “In, inde, independencia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *