Hace ya más de seis años de conflicto en Siria.

Empezó con manifestaciones contra el régimen dictatorial heredado del padre quien había llegado al poder por un golpe de estado contra la por entonces democracia débil, después de librar el pueblo sirio de la fuerza ocupante de Francia.

El sistema de este régimen de Hafez Al-Asad, constaba de 14 tipos diferentes de sistemas policiales, entre secreta, militar, civil… controlaban todo movimiento desde una palabra que el pueblo sirio pudiera decir contra la persona del presidente o su sistema, lo cual podía hacerle desaparecer incluido su familia, pertenencias y negocios.

La era de Hafez Al-Asad, padre del actual dictador, fue una era de movimientos sociales fuertes en Cuba, Vietnam, Egipto, Antigua Yugoslavia, apoyados por la Union Soviética. Su discurso contra el Estado de Israel y la liberación de Palestina y por una unión de los árabes, hizo de él un líder, aunque con dos guerras contra Israel perdidas.

El padre preparó al hijo mayor para ser su heredero, pero muere por un accidente de coche y deja al padre sin sucesor.

Bashar era un estudiante lejos de la política. Vivía en Londres, pero tras la muerte de su padre en el 2000 se trasladó urgentemente a Siria para hacer la papeleta de su padre, pero no tenía la edad que permite ser presidente por la ley estatal de Siria (mínimo 40 años).

El tenia 36, aún así, en unos momentos el parlamento cambia la ley y le coronan presidente.

Al principio de su llegada hubieron cambios importante para la población Siria, como el internet, nuevas carreteras, permitió que regresaran quienes eran contrario a su padre etc, y comprometió hacer cambios políticos en el país y hacer un país de libertad política y de economía, pero no fue así.

En el 2006 los opositores al presidente han hecho una reclamación a sus promesas, pero encerró a la mayoría y a los que no, fueron exiliados al exterior del país.

El primo de Bashar Al-Asad (Rami Majluf) y sus empresas controlaban casi toda la economía del país y poco a poco iban quitando las empresas internacionales más importantes de las manos del pueblo para quedarse con ellas.

Además empobrecieron a la población y creció la corrupción de manera insoportable.

Cuando tuvo lugar la primavera árabe, el pueblo sirio conocía al régimen y sabía de la brutalidad de su respuesta ya que aun tiene en su memoria la masacre de Hama donde el padre había matado en un mes cerca de 40,000 ciudadanos y destruido toda una ciudad. Por eso eran muy prudentes a la hora de salir contra el régimen.

Empezó con unos centenares de personas en Damasco, con un silencio de parte del gobierno. Pero a los tres días más tarde en la ciudad de Daraa, unos chicos escribieron en las paredes de su escuela:” te ha llegado el turno doctor”. Cogieron a los tres niños; a uno de ellos le arrancaron las uñas, le mutilaron, le maltrataron hasta la muerte y tiraron su cuerpo en la puerta de su casa.

El pueblo pidió justicia pero el jefe de la policía secreta amenazó con destruir la cuidad como lo hizo el padre en Hama en 1982.

Empezaron fuertemente las manifestaciones contra los hechos y el régimen duramente apagando su furia matando 71 personas. Se levantaron todas las ciudades en manifestaciones multitudinarias. Pero el régimen ya no pudo controlar la situación. Lanzó un llamamiento a su ejército y de manera brutal trató de apagar las voces del pueblo.

Durante siete meses las manifestaciones pacificas continuaron en las calles dando lugar a más de 300.000 arrestados en las cárceles.

Algunos de los soldados se negaron a matar a su gente, pero la respuesta del régimen era ejecutarles a vista de sus compañeros.

Estas ejecuciones fueron repetidas numerosas veces, lo que llevó a que parte de ellos se revelaran y escaparan y algunos oficiales se formaron un ejército propio haciéndose llamar: EJERCITO DE SIRIA LIBRE.

Poco a poco este ejercito fue cogiendo fuerza lo que llevó al presidente a mitad de 2012 a colaborar con Hezbolah en el conflicto por orden de Irán. Pero tampoco le servió de mucho, salvo retrasar la caída del régimen. Intervino Irán económicamente, con armas, hombres y sus milicias Chií de Iraq, Líbano, Afganistán… pero tampoco les sirvió de mucho ante la decisión del pueblo.

Bashar Al-Asad dio orden de utilizar en Damasco armas químicas para minimizar su derrota y asustar a la oposición. Solo en un ataque químico acabó con más de 1780 personas, la mayoría niños, mujeres y mayores de edad. Tampoco le sirvió de nada.

En septiembre de 2015 interviene Putin a favor de Al-Asad, como excusa de la guerra contra el terrorismo, pero los ataques eran en realidad contra la oposición y el ejército libre de Siria, comprometiéndose con el mundo a terminar con el conflicto en tres meses. Sin embargo, hasta día de hoy la situación no ha cambiado demasiado.

El cambio político en EEUU y la llegada de Trump y su también compromiso de acabar con el terrorismo y hacer llegar el cambio en Siria, no le ha sentado demasiado bien al régimen sirio y sus aliados, Irán y Rusia.

El día 7 de abril vuelve Bashar Al-Asad a utilizar las armas químicas contra la población siria matando a más de 100 personas entre ellas 35 niños. EEUU considera el ataque un crimen de guerra contra la humanidad y contra la seguridad mundial. La noche del día 8 EEUU atacó al aeropuerto de donde salió el avión del régimen sirio con el misil de armas químicas y destruyó un buen número de sus aviones y almacenes de su armamento. Para el pueblo sirio de la revolución, se considera demasiado tarde este cambio de comportamiento de EEUU ya que se había utilizado otras veces sin ningún castigo. Simplemente llegaron a un acuerdo de entregar las armas químicas que Bashar Al-Asad tenía en su posesión. Las entregaría con el compromiso de Rusia, pero la promesa no se ha cumplido, por lo que Rusia es cómplice en estos hechos contra la humanidad.

Otro de los implicados es la organización terrorista del Daaesh (ISIS), esta organización sospechosa ha salido a la luz en Siria después de que el régimen sirio no pudiera acabar con la revolución del pueblo sirio, junto con los separatistas kurdos. El pueblo sirio rechazó desde el inicio cualquier relación entre el movimiento por la libertad sin exclusión y cualquier otro conflicto tanto separatista como terrorista.
La mayoría de los miembros de ISIS no son sirios. Se facilitó su llegada a Siria desde Europa Occidental y norte de África con la idea de acabar con ellos en un nido de avispas, como calificó Edward Snowden haciendo referencia al plan conocido “Código Panal”. La cuestión es… ¿acaso las vidas de los sirios tienen menor valor que las de Europa?

El futuro de Siria depende de que las grandes fuerzas internacionales dejen de controlar la materia prima y la energía como el Petroleo y el Gas. Siria es el tercer país del mundo en reserva de gas natural, de ahí el gran interés de Rusia, su economía depende del gas natural de su territorio y Siria es un gran aliado de Rusia desde hace más de 50 años.

Tampoco EEUU va a permitir que Rusia se apodere del control de Medio Oriente. Así que Estados Unidos, tendrá que sucumbir al eje del mal o estar al lado del eje de la libertad, la democracia, demostrar los valores y principios.

El futuro de Siria depende de la justicia, de la democracia, los derechos de los ciudadanos y el rechazo a la corrupción y a gobiernos dictatoriales.

Ugarit Aragón 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *