Habemus Reforma de Filosofía y Letras

Nuevo edificio de Filosfía y Letras. / Universidad de Zaragoza

A la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza le quedan pocos días de vida tal y como hoy la conocemos. Después de que el Diario Oficial de la Unión Europea publicase el pasado 1 de marzo la licitación del concurso para la ejecución del proyecto de la reforma, su cierre y comienzo de las obras están más cerca que nunca. El plazo de presentación de ofertas finaliza el 16 de abril y está previsto que la resolución tenga lugar antes de verano para poder comenzar los obras en el mes de septiembre.

El contrato-programa para la reforma de la facultad más antigua del campus de San Francisco, fue firmado en el mes de noviembre por el Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza durante un acto celebrado en el propio centro. A la presentación asistieron el presidente de Aragón, Javier Lambán, el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, la consejera de Innovación, Investigación y Universidad, Pilar Alegría, y el decano de la facultad.

Eliseo Serano, Javier Lambán, Pilar Alegría y José A. Mayoral, ante la facultad. / Guillermo Mestre (Heraldo de Aragón)

El contrato estima que los trabajos de demolición y reforma tendrán una duración de 3 años y contempla casi 23 millones de euros de presupuesto. Por lo tanto, los pasillos de la facultad serán historia una vez que comiencen las obras después del periodo estival y no se volverán a pisar hasta el curso que comience en 2021 cuando estén ya rehabilitados. Aunque el proyecto no solo comprende la reforma de este edificio, también se va a llevar a cabo la demolición del pabellón de Filología y su sustitución por una edificación nueva, y la urbanización del entorno junto a la nivelación del terreno.

TRANSFORMACIONES

Según explicó el decano de la facultad, Eliseo Serrano, estos trabajos “van a satisfacer las necesidades de reforma”, pero “conservando todo el patrimonio” y “respetando” la historia del centro. Por ejemplo, tanto el vestíbulo como el mural cerámico que hay en él “se mantendrán tal y como los contemplamos”, aunque, de este último, se restaurarán aquellas partes que se hayan ido deteriorando. De hecho, la obra -que roza los 50 años- se pondrá en manos de su artista creador, Ángel Grávalos, para su mejora. Asimismo, Serrano declaró que la intervención va a permitir “responder a las exigencias de la universidad del futuro en cuanto a requisitos técnicos y de espacios”.

Por su parte, el presidente del gobierno de Aragón, Javier Lambán, manifestó que, una vez concluidas las obras, la facultad quedará “en perfecto estado de revista para seguir desarrollando las funciones en relación con las disciplinas humanísticas que viene realizando durante años”, un hecho que, según declaró, no solo es una satisfacción institucional, sino personal porque fue alumno de esta facultad y “le desazonaba ver que las instalaciones estaban igual que hace 40 años”.

El arquitecto responsable del proyecto, Jaime Magén, expuso los puntos clave de la reforma: por un lado, la integración del edificio en el entorno histórico del campus de San Francisco, por otro, los espacios interiores para la docencia y, finalmente, la sostenibilidad y eficiencia energética.

Además, aclaró que se mantendrán los rasgos identificativos del edificio y tanto las fachadas como la estructura, el pórtico de la entrada y los espacios interiores protegidos se mantendrán, pero con algunas actualizaciones. Según indicó, las zonas que se encuentran en peor estado son las conexiones entre los diferentes volúmenes, algunos techos y zonas puntuales donde hay filtraciones de agua, los sótanos y techos en las plantas superiores”. En cuanto al pabellón de filología, a parte de construir un edificio completamente nuevo, tendrá un acceso independiente.

Diseño finalista de la nueva Facultad Filosofía y Letras | Universidad de Zaragoza
Diseño finalista de la nueva Facultad Filosofía y Letras | Universidad de Zaragoza

TRASLADO

A partir del próximo curso, un total de 3.000 alumnos serán trasladados a otros edificios para continuar recibiendo sus clases. Está previsto que la mayor parte se reubiquen en el Edificio Interfacultades, pero también podrán ocupar algunas aulas de las facultades de Ciencias, Derecho y Educación -que les han sido cedidas- y se dispondrán de dos aulas y un salón de actos en el edificio de la antigua Facultad de Educación. En cuanto a los profesores, investigadores y becarios -entre 350 y 400 personas- se instalarán en la antigua Facultad de Educación y en el Edificio Cervantes. Además, se dispondrá de un edificio preindustrializado con despachos y una sala de lectura.

Protesta en la Facultad de Filosofía y Letras. / Oliver Duch (Heraldo de Aragón)

“Ya era hora de que empezaran a gestionar de verdad la reforma porque los estudiantes de la facultad nos merecemos desde hace años un lugar decente donde dar clase”, aseguraba Miguel, alumno de la facultad. Después de varios incidentes durante los últimos años, se nota la incomodidad entre todos aquellos que pasan gran parte del día entre las paredes de la facultad: “Hasta que no empezaron a caerse techos, lo que ponía en riesgo a todos los que vamos a diario allí, parece que no se habían tomado la reforma en serio”.

Muchos coinciden en la demora de las obras: “La reforma llega tarde. Hasta que no se han caído techos y se han movilizado alumnos y profesores no han movido ficha. Espero que está vez sea la definitiva”, sentenciaba Laura, otra estudiante que recibe sus clases en esta facultad.

Cristina, que está estudiando su segunda carrera en Filosofía y Letras, opina que esta reforma “era necesaria hace dos décadas, por lo menos”. Como sus compañeros, muestra su preocupación por que la calidad de la enseñanza no se vea perjudicada por la reubicación en otros edificios. “Confío y espero que el traslado de todos los estudiantes se organice bien”, advertía Miguel. Asimismo, Marta, estudiante de Periodismo, explicaba que “es importante que cada carrera tenga unas buenas instalaciones para poder recibir clases y poder realizar las prácticas en condiciones”.

Noelia Muñoz Marco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *