Giro en la relación entre Estados Unidos y Corea del Norte

Diario Popular

Cara y cruz. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha aceptado la invitación de Kim Jong-un, el líder de Corea del Norte para reunirse. La petición fue enviada al magnate estadounidense el pasado jueves por un emisario surcoreano. El líder supremo ofrece la desnuclearización del país y frenar las pruebas nucleares y armamentísticas. Este acuerdo se da unas semanas después de que continuaran las amenazas de guerras nucleares entre ambos países.

Donald Trump se encargó de comunicar a través de twitter este inicio de negociación y vuelta de las relaciones con Corea del Norte.

Traducción: “Kim Jong-un hablaba de desnuclearización con Corea del Sur, no solo congelación. También que no habría pruebas pruebas balísticas durante ese periodo. Se está logrando un gran progreso, pero las sanciones permanecerán hasta se llegue a un acuerdo. La reunión está siendo planeada”.

A pesar de este acercamiento, Sara Anders, la portavoz de la Casa Blanca, explicó que la reunión se debe dar dentro de unos parámetros: “El encuentro entre Trump y Kim depende de que Corea del Norte tome medidas consecutivas y verificables”.

Este posible acuerdo llega después de una época en la que tanto Estados Unidos como Corea del Norte han querido demostrar su superioridad. Las continuas amenazas bélicas, ensayos de lanzamiento de misiles y provocaciones han protagonizado unos últimos años en los que el destino y el futuro eran inciertos.

¿Han sido las sanciones impuestas por Estados Unidos lo que ha hecho que Corea del Norte quiera volver a reunirse con Donald Trump? ¿Són lícitas y reales esos deseos de negociaciones? El primer paso ya se ha dado, pero todavía faltan por cumplir muchos propósitos morales.

Ana Calvo García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *