Fumata blanca en la Aljafería

Javier Lamban saluda a Nacho Escartin (Twitter Dario Villagrasa)

El ejecutivo socialista de Javier Lamban, integrado también por CHA, consigue el visto bueno de las bases de IU y Podemos para sacar adelante los Prespuestos de Aragón. 

Tras los intensos dimes y diretes entre PSOE y Podemos, finalmente el pasado miércoles se aprobaban los presupuestos generales de Aragón en la Ajafería. La buena sintonía entre el presidente Javier Lamban y el Secretario General de Podemos Aragón y diputado en Cortes por la formación morada, Nacho Escartin, permitió que los acuerdos a varias bandas llegaran a buen puerto, tras el bloqueo de la era Echenique.

Con 67 votos emitidos, de los cuales se han registrado 35 síes (PSOE, CHA y Podemos) y 32 noes (PP, PAR y Cs), el ejecutivo aragonés consigue movilizar los 6.162 millones de euros pactados previamente con las bases de Izquierda Unida y Podemos, evidenciando un intercambio de apoyos entre las fuerzas progresistas del Pignatelli y la Plaza del Pilar.

En el arco conservador, tanto los populares como el PAR y Ciudadanos, criticaron duramente los presupuestos tachándolos de “rodillo radical de izquierdas“, simple “cambio de cromos” o, en el mejor de los casos, “conformistas”.

Sintonía entre las izquierdas

Tras casi tres años de gobierno, con evidentes momentos de tensión entre Podemos y el PSOE, los socialistas han conseguido por tercera vez sacar adelante los presupuestos con el voto favorable de las fuerzas izquierdistas. En un clima de sorprendente conexión, tras la etapa de duros enfrentamientos planteada por Pablo Echenique, la izquierda en su conjunto ha conseguido poner en común, no sin problemas, un modelo de región basado en la inversión y el desarrollo.

Los principales líderes de las formaciones implicadas en el pacto han mostrado su satisfacción por haber conseguido una unión de sensibilidades, diferentes en las formas, pero similares en el fondo. Desde el PSOE se incidió en la importancia de los prespuestos “para recuperar los servicios públicos” y a la vez “luchar contra la despoblación“.

Gregorio Briz, protavoz de CHA, socio del PSOE, recordó la “importancia del acuerdo” para sacar adelante las políticas negociadas, mientras que desde Podemos e IU se advirtió, en un movimiento para marcar distancias con Lamban, que el gasto apalabrado, es una victoria de las “enmiendas sociales de sus formaciones”.

Enfado en la derecha

Mientras en la izquierda cundía la satisfaccion, las filas conservadoras mostraban abiertamente su descontento. En palabras de Antonio Suárez, diputado del PP, estos presupuestos solo “representan a la izquierda”, dejando fuera temas relevantes como las inversiones y proponiendo mas cargas fiscales.

Elena Allué, del PAR, criticó, por otro lado, con intensidad a Podemos por, según ella, “hacer un circo con el ICA” y convertir el pacto en un mero canje de cromos entre dos “partidos sectarios”.

Ciudadanos también censuró el “continuismo” de unas políticas públicas que para su partido son el síntoma de “una legislatura perdida”.

Unos presupuestos sociales 

De los alrededor de 6.162 millones de euros pactados, mas del 70% corresponden a gastos no financieros o públicos. El presidente Lamban, junto a sus consejeros, ha asegurado que la mayoría irá destinado a políticas sociales, que aumentan en un 13%.

Los socialistas buscan así marcar diferencias con el PP y Ciudadanos, que según el PSOE, “no han presentado tan siquiera una enmienda” sobre política social, cuando para la DGA ha sido una de sus principales apuestas durante los años de gobierno.

Sergio Rupérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *