Frágiles

28 MARZO 2017
07:00 HORAS

Te levantas intuyendo algo y te das cuenta que algo ha cambiado. Que el vigor, la fuerza y el ímpetu de la juventud, han desaparecido. Que miedo al dolor las enfermedades han llenado tu día a día, te das cuenta que el tiempo ha ejercido su implacable hegemonía. Debe ser duro vivir la sensación de envejecer, pero todos la vamos a vivir.

28 MARZO 2017
12:00 HORAS

Me llaman y me dicen que mi Madre está el hospital porque ha tenido un ictus.

Peino canas y hace más de una década que no tengo pelo, pero nunca me había planteado el irreversible paso del tiempo. Me doy cuenta de repente cuando me han dicho que mi Madre, el ser todopoderosos que me trajo a la vida se ha convertido en un ser frágil, cuando me doy cuenta que, aunque siga dependiendo de ella para muchas cosas, realmente es ella la que depende de mi.

28 MARZO 2017
14:00 HORAS

Pienso que es muy pronto, que mi Madre es joven, que yo soy demasiado Joven, es más sigo siendo un niño con mis más de 30 cumplidos. Pero debemos afrontarlo como algo inevitable, hasta los más duros héroes de nuestra infancia, (nuestros padres) serán algún día dependientes.

28 MARZO 2017
17:00 HORAS

Mi madre está en un Hospital Público, el mejor de Aragón. De los mejores de España.

Sigo en Shock el infarto es más grave que los último micro, el cerebro ha sufrido y tiene dificultad en el habla y en la movilidad. Le podemos ver y tratamos de alimentarla, pero es francamente difícil. Me echo a llorar.

29 MARZO 2017
17:00 HORAS

Un día después seguimos en la sala de observación, un lugar duro, triste, con un silencio solo roto por una máquina que marca las constantes vitales de otro paciente.

Descubro fascinado la capacidad de sufrimiento silente del enfermo, la fuerza que demuestra un ser humano aun despojado de razón, como un cerebro infartado e isquémico lucha por su pervivencia logrando regenerarse.

30 MARZO 2017
17:00 HORAS

Ya estamos en planta.

Asombrado oteo el trabajo del personal sanitario que me confirma lo afortunado de la decisión de hacer de la salud una cuestión de todos y para todos. Pagado con el dinero de todos, con la solidaridad de todos. Una salud para que todos tuviéramos la oportunidad de recibir el mejor cuidado.

Reflexiono sobre los miles de pacientes que se atienden en la sanidad pública, del bienestar y la seguridad que produce el conocer que aun en los momentos más duros, habrá alguien formado y dispuesto a dar lo mejor de sí.

Me digo a mi mismo que no podemos dejar que esto se hunda, que debemos ser racionales, que, aunque la exigencia sea alta y el reto sea formidable, la recompensa es inconmensurable.

10 ABRIL 2017
17:00 HORAS

Han pasado doce días y mi madre se tiene en pie difícilmente, la han conseguido estabilizar y ahora comienza un duro periodo de rehabilitación. Dentro de poco le darán el alta.

Dejaremos el hospital y empezamos a pensar en quien la cuidará en casa, en si podrá subir las escaleras, en cómo será la rehabilitación. Fisioterapia, terapia neuronal. Miramos ascensores, pero son muy caros. Tendremos que apañarnos

Mi Padre está cansado, el que es otro superhéroe está apagándose, él está cargando con el peso de la hospitalización, necesita descansar.

Se está deprimiendo.

12 ABRIL 2017
17:00 HORAS

Me aguarda un viaje largo, me bajo al sur, a buscar un poco el norte. Esa misma mañana cuando yo ando en algún lugar de la mancha. Dan de alta a mi madre. Y me dicen que está bastante mejor.

Durante ese viaje me he dado cuenta que no solo mi Madre es frágil, que lo es mi Padre. Que lo es mi hermana, que lo soy yo. Somos seres dolientes que sentimos miedo, yo por muchas cosas, nunca me he considerado un valiente.

Pero siempre había pensado que nada me ocurriría a su lado, porque ellos son como anclas que me atan a un mar revuelto.

Pero su fragilidad es la mía, es el paso del tiempo, es el cambio y la incertidumbre, es el reto de una sociedad que se hace mayor de un país que debe gastar mejor para hacer más En mi Madre enferma, en la del niño recién nacido, en la del discapacitado, en la del joven árabe excluido.

16 ABRIL 2017
17:00 HORAS

Dejamos atrás Madrid hemos vivido mucho y otra vez en la carretera, me paro a pensar sobre lo que he vivido los últimos días. Se intuye ya Zaragoza.

Dejo a un lado el Hospital donde pase muchas horas las últimas semanas. Ni yo ni mi madre volveremos a ser los mismos.

Llego a casa, le doy dos besos.

En aquel momento los dos lloramos.

Sin duda. Somos frágiles.

Por Miguel Serrano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *