Following the leader: La Alemania de Merkel

Triunfo de Merkel en las elecciones regionales de Sarre

El partido de Ángela Merkel salió victorioso de las elecciones regionales que tuvieron lugar en la región de Sarre el pasado domingo 26 de marzo. Contra todo pronóstico la CDU se elevó cinco puntos respecto a las elecciones del pasado año, distanciándose significativamente del que prometía ser el ganador indiscutible de la jornada electoral: Martin Schulz, nuevo líder del SPD. Schulz, quien fuera presidente de la Eurocámara, logró mayoría absoluta para hacerse con el control del partido de izquierdas, y parecía ser quien, con su hipotética victoria en el land, se garantizase el ascenso de la izquierda alemana mediante una plausible coalición con Los Verdes (Die Grünen) y La izquierda (Die Linke). Pero las suposiciones se esfumaron con la victoria de los demócratas cristianos que frenaron el denominado “efecto Schulz”.

La ministra regional de Sarre, Annegret Kramp-Karrenbauer, a quienes muchos ven como la gran sucesora de Merkel, reafirmó su confianza al conocer los resultados: “Los votantes quieren continuar con esta política de centro”. Y probablemente tenga razón, ya que si la canciller hubiera perdido la confianza de los habitantes de este pequeño estado situado entre Luxemburgo y la región francesa de Lorena, la derecha alemana se habría llevado un duro golpe de cara a las elecciones federales del próximo 24 de septiembre. Unas elecciones decisivas en el futuro de Alemania y de Europa, que con recelo continúa mirando de reojo al euroescepticismo y a la ultraderecha representados en Alemania por el partido Alianza para Alemania (AfD).

Los ultraderechistas, que cada vez tienen más papeletas para llegar al Bundestag (Parlamento federal), lograron un 6,2 % de los votos, entrando así también a formar parte del Parlamento de Sarre. Sin embargo, pese a que el resultado les garantiza tener representación ya en 11 de los 16 estados federados de Alemania, también evidencia el desgaste al que se enfrenta el partido, en el que han aumentado las desavenencias a lo largo de las últimas semanas. La líder del partido, Frauke Petry, insinuó la posibilidad de dejar a un lado Afd, si bien no la política.  Esta se muestra cada vez más débil debido a las presiones de otros candidatos que puedan arrebatarle el control, y tras los resultados de Sarre que muestran un descenso significativo de apoyos, el partido ultraderechista alemán parece seguir la estela fallida de Wilders en Holanda.

El pequeño triunfo de la CDU en Sarre todavía no ha inclinado la balanza completamente a su favor, pero ha permitido a sus integrantes respirar con alivio. El próximo pulso alemán se verá el 7 de mayo en Schleswig-Holstein, y el más significativo de todos ellos será una semana después, en Renania del Norte-Westfalia por ser uno de los estados más poblados de Alemania.

A Alemania le quitan un peso de encima:

Mientras en Sarre continuaba la euforia de los demócratas cristianos y la pena de los socialdemócratas, en la madrugada del domingo 26 de marzo, en el Museo de Bode en Berlín desapareció la mayor moneda de oro del mundo. La denominada Big Maple Leaf (gran hoja de arce) por presentar una hoja de ese árbol por un lado y la cara de la reina Isabel II por otro, es de origen canadiense, tiene un valor 3,74 millones de euros aproximadamente, y forma parte del libro Guinness de los records.

La policía baraja distintas posibilidades sobre la manera en la que los ladrones pudieron haber acometido este robo a menos de 100 metros del domicilio de la canciller alemana. Por el momento una de las investigaciones apunta a que la moneda de 100 kilos podría haber sido secuestrada por al menos dos ladrones que se valieron de una ventana que da a las vías del tren para acceder al museo y así romper el cristal antibalas que la protegía.

Bruselas veta la Unión de las bolsas de Frankfurt y Londres

La Comisión Europea amenazaba el martes 28 de marzo con frenar el intento de unión de los grupos London Stock Exchange (LSE) y Deutsche Börs, es decir, de las bolsas de Londres y de Frankfort. Al día siguiente, Bruselas hizo real su amenaza y evitó este matrimonio con celeridad, a pesar de que tenía de plazo hasta el 3 de abril para pronunciarse.

La decisión llegó el mismo día en el que el famoso Brexit se iniciaba de manera oficial mediante la carta de la primera ministra Theresa May en la que invocaba el artículo 50 del Tratado de Lisboa. La Comisión puso fin así al tercer intento estéril en 17 años de combinar ambas bolsas por considerar que su poder económico de manera conjunta ejercería un cierto monopolio económico. Por otro lado, el responsable del Consejo Supervisor de la compañía, Joachim Faber, consideró que esta decisión “es un retroceso para Europa”.

Merkel, tajante con el Brexit y segura de la Unión Europea

El mismo día en el que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, recibió esa carta de desconexión europea por parte del Reino Unido, Angela Merkel respondió contundente a las insinuaciones británicas de mantener la misma línea comercial con la Unión Europea: “Las negociaciones deben primero aclarar cómo vamos a deshacer nuestros vínculos actuales, y solo cuando esta cuestión haya sido aclarada podremos, espero que pronto, empezar a hablar de nuestra relación futura”.

De esta manera la canciller alemana dejó claro la necesidad de concretar el divorcio antes de tratar de continuar con una línea de conversación paralela con el Reino Unido, que, a pesar de querer desvincularse de la Unión Europea, no quiere deshacerse de los beneficios que obtiene de su relación con Europa. La líder europea también afirmó que a pesar del Brexit las relaciones con los británicos seguirán siendo una realidad para el futuro de la Unión, y recalcó la importancia de mantenerse juntos. Por el momento los ahora 27 países de la Unión Europea exigen 60.000 millones de euros al Reino Unido para lograr estabilizar su pérdida, una cifra que no ha sido rechazada todavía por May.

Merkel parece estar centrada ahora más que nunca en lograr la integridad territorial y en fomentar la estabilidad dentro de la Unión Europea, tal y como afirmó el pasado jueves 30 de marzo en el Congreso del Partido Popular Europeo en Malta, un acto que clausuró la propia canciller y en la que evitó dar más tiempo de su discurso a las relaciones con el Reino Unido tras el Brexit.

Aurora Isabel Martínez Sanz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *