La Firma: Firmeza contra Al Assad

Bachar Al Assad | CNN
Bachar Al Assad | CNN

El envío de misiles por parte de Estados Unidos con la colaboración de Reino Unido y Francia abren un nuevo capítulo en el conflicto sirio. Se trata de la firme respuesta de Donald Trump, Teresa May y Emmanuel Macron al presunto ataque con armas químicas del régimen de Al Asad contra la población. Setenta víctimas mortales tuvo como consecuencia, a pesar de las advertencias de Estados Unidos que bajo el mandato de Trump los titubeos de su antecesor se han transformado en respuestas sin dilaciones.

El pasado año ya ordenó enviar aviación para destruir los centros de producción de armas y en este último caso se ha realizado de manera exitosa sin provocar ninguna víctima mortal. A pesar de la complejidad que entraña, teniendo además el Régimen a Rusia e Irán como aliados, bien es cierto que la reacción multilateral de las potencias occidentales podría servir tal vez para comenzar la fase del principio del fin de la guerra que ha segado medio millón de vidas y se ha saldado con diez millones de desplazados. No queremos afirmar que la guerra acabe, pues posiblemente queden todavía muchos capítulos por resolver, pero sí que estaría encaminándose hacia una de sus fases finales.

Ahora bien, ello depende de la gestión proporcionada y tajante que lleven a cabo los líderes occidentales. Sin duda, es una buena noticia la cohesión de la Unión Europea en el asunto, a excepción de las fuerzas de corte populista como es el caso de la Izquierda Insumisa o el Frente Nacional en Francia o de los laboristas en Reino Unido. Al Asad merecía una condena sin medias tintas por el uso reiterado de las armas químicas, prohibidas por la comunidad internacional desde 1997. Es verdad, que la ONU aconsejaba moderación al respecto para evitar una escalada en el conflicto y a parte no se ha probado oficialmente, pero sí existen claros indicios de la utilización de gas cloro contra los habitantes de Duma.

Rusia, empeñada, en manipular a cualquier precio se está dedicando a difundir informaciones manipuladas o directamente falsas para justificar unos hechos injustificables. Vladimir Putin es otro de los actores que preocupan a Europa y Estados Unidos y tendrán que reflexionar muy seriamente acerca de como protegerse de su paulatina contaminación que poco a poco intenta erosionarlos. Veremos como se desarrollan desde ahora los acontecimientos, un mayor recrudecimiento o en todo caso enmarañamiento de la guerra supondría el enésimo fracaso además de la ONU y de la OTAN. Ginebra debe hacer todo lo que esté en su mano para parar la barbarie contra un pueblo que decidió rebelarse contra su dictador en busca de una primavera árabe y desde hace siete años vive bajo el terror de las bombas.

Samuel Riad, director de grupo EL ROTATIVO y presentador del programa Micrófono abierto en La Ocho Zaragoza TV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *