Fillon no renuncia y apunta a estar en las presidenciales francesas

El aspirante de Los Republicanos a las próximas elecciones presidenciales francesas ha estado involucrado estas últimas semanas con una serie de supuestos casos de corrupción que han hecho que se tambalee su candidatura. A pesar de ello, Fillon fue apoyado por un gran número de seguidores en París y se niega a dimitir como líder de la derecha francesa.

En enero, François Fillon se postulaba como el favorito para ganar las presidenciales francesas. Un mes después y tras la aparición de los escándalos, su figura se ha debilitado hasta el punto de que, según los sondeos, puede ser eliminado en la primera vuelta de las elecciones tras haber sido superado por la ultraderechista Marine Le Pen y por el centrista Emmanuel Macron.

En este momento, los sondeos vaticinan una segunda vuelta entre Marine Le Pen y Macron, con victoria de este último con un 60,5%. En una hipotética segunda vuelta con Marine Le Pen y Fillon, los resultados dan como ganador al conservador con un 57%.

El primer caso que comprometía a Fillon se desveló en el semanario francés “Le Canard Echaîné” a finales de enero. Según estas acusación, la mujer del político conservador, Penelope Fillon, cobró 900.000 euros por un empleo ficticio como “asistenta parlamentaria”. Poco después se descubrió que no solo percibió dicha cantidad, sino que fue indemnizada por finalizar el contrato con un pago de 45.000 euros. Además, sus hijos también habrían recibido 84.000 euros por realizar “misiones puntuales”.

Aunque la ley en Francia no prohíbe que se contrate a la esposa de un político, exige que para que se produzca un pago tiene que haberse realizado algún tipo de trabajo. En este caso, no existe ninguna prueba que demuestre que Penelope Fillon haya colaborado con las labores políticas.

Los jueces convocaron a Fillon para declarar como imputado por este escándalo el 15 de marzo, y la Fiscalía indicó que había indicios de malversación de fondos públicos, complicidad y encubrimiento. Aunque el candidato conservador vio como dimitían algunos de sus hombres más cercanos, como el responsable de Asuntos Internacionales, Bruno Le Maire, tras la declaración aseguró que aguantaría hasta el final al frente del partido republicano. Asimismo, el ex primer ministro Juppé renunció a ser su recambio y todos sus seguidores abandonaron ya su campaña. A partir del 17 de marzo ya no se puede presentar ninguna candidatura alternativa a Fillon.

La salida de Juppé dejo clara la división que hay en el partido. Juppé acusó a Fillon de haber radicalizado a sus votantes y mostró su descontento con la candidatura. El ex presidente Nicolas Sarkozy trato de solucionar esta situación a través de una reunión con los dos aspirantes. De momento, el encuentro no se ha producido a causa de las diferencias que existen entre ambos.

En la nueva configuración de su equipo de campaña, Fillon ha incluido a barones que apoyaron a Sarkozy. En un comunicado ha presentado a Bruno Retailleau, uno de sus más fieles soportes, y al ex ministro Christian Jacob, presidente del comité de apoyo de Sarkozy, como los dos coordinadores de su campaña. Además, Luc Chatel, otro integrante del equipo del exjefe de Estado, ha sido nombrado portavoz y presidente de los comités de apoyo a Fillon. La próxima semana se conocerán nuevos nombramientos.

La Unión de los Demócratas e Independientes (UDI), tras haberse apartado del candidato de Los Republicanos, rectificó y acordó respaldar a Fillon. Este martes UDI se reunió para elegir lo que harán en las elecciones de abril y mayo. A pesar de que diversos medios aseguraban que se decantarían por Emmanuel Macron, la decisión que tomaron fue la de apoyar de forma parcial a François Fillon.

En repetidas ocasiones el conservador ha asegurado que su partido no va a cambiar su decisión de seguir como líder, sino que debe ser la mayoría de centro y de derecha la que opine. Es por ello que la concentración en Paris durante el discurso, en la que se reunieron cerca de 50.000 simpatizantes para pedirle que no abandone, le sirvió para consolidarse y continuar al mando de la fuerza política. En el discurso Fillon agradeció el apoyo del pueblo de derechas y admitió su error al dar trabajo y remunerar a su esposa. Asimismo, Los Republicanos emitieron un comunicado en el que respaldaban de manera unánime a Fillon.

Recientemente, Fillon ha sido relacionado con otro fraude. Según “le Canard Echaîné” el ex primer ministro no incluyó en la declaración de patrimonio un préstamo de 50.000 euros que recibió de su amigo Ladreit de Lacharrière. En este caso, algunos dudan de que se trate de una falta, ya que una deuda no es un patrimonio. Sin embargo, este préstamo puede tener consecuencias judiciales debido a que Fillon, investigado en 2010 por tráfico de influencias, concedió a Lacharrière la más alta condecoración francesa. Poco después Penelope Fillon fue contratada por el multimillonario Lacharrière para trabajar en la “Revue des deux mondes”. Por esta razón los jueces sospechan que la contratación podría tratarse de una compensación por la medalla.

Esta situación ha provocado diferentes reacciones en el resto de partidos políticos. Marine Le Pen y Emmanuel Macron aseguran que la investigación judicial de Fillon “absorbe todo el espacio “, paraliza la campaña electoral e impide un debate sobre los programas, centrando la atención mediática en dichos casos. Los partidos temen que el no haya posibilidades de exponer sus proyectos a los votantes y que el ganador sea “elegido por defecto”.

Las cuantiosas ventas el pasado domingo del “Journal du Dimanche”, el periódico que incluía declaraciones exclusivas de Penelope Fillon y una carta de dimisión del director de campaña del candidato conservador, parecen confirmar esto. France 2, canal de la televisión pública, también logró su mejor audiencia de la temporada realizando una entrevista a Fillon, seguida por 7,8 millones de telespectadores.

Adrián Blasco Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *