Figueruelas cambia de manos

La multinacional General Motors, con planta en Figueruelas (Zaragoza), vende Opel/Vauxhall al francés PSA

2.200 millones de euros. Es la cifra que recibirá la americana General Motors por deshacerse de su filial europea, Opel (y su socio británico, Vauxhall). ¿El comprador? El gigante francés PSA (Peugeot-Citroën). Un comunicado conjunto de ambas empresas anunció el pasado lunes 6 esta operación, que convertirá a la empresa resultante en el segundo productor de automóviles del viejo continente, solo por detrás de Volkswagen. Según datos de la ANFAC (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles), la suma de los vehículos vendidos por PSA y Opel en Europa en 2016 alcanza el total de 2.5 millones de unidades, solo un millón menos que el fabricante alemán. Los datos de cuota de mercado tampoco son nada desdeñables: PSA y Opel vendieron un 16% de los automóviles que compraron los europeos el año pasado.

En los bares de Figueruelas y Grisén, los dos pueblos más cercanos a la planta aragonesa, no se habla de otra cosa. Y no es para menos. Opel fabricó el año pasado en su planta de Figueruelas (Zaragoza) más de 360.000 automóviles, convirtiendo a la factoría aragonesa en la cuarta española en producción, solo por detrás de la Seat-Audi de Barcelona, la PSA de Vigo y la Ford de Valencia. Y para llegar a estos números es necesaria una gran cantidad de personal. La factoría Opel del pueblo zaragozano de Figueruelas da trabajo a 5.800 personas, el equivalente a cuatro veces su población o nueve veces la de Grisén, localidad situada a 500 metros de la planta. A esta cifra hay que sumar las numerosas empresas de la zona que son auxiliares de la automovilística y cuya producción depende casi en exclusiva de ella. Lear Corporation, Asientos Majosa o Delphi Asientos son ejemplos de estas auxiliares.

Ana (nombre ficticio) lleva 27 años trabajando en la planta de Figueruelas. Cuando va de mañanas, se levanta a las 4:30h para coger el autobús que recorre los 30 kilómetros que la separan de su lugar de trabajo. Al igual que otros muchos trabajadores, Ana se enteró por la prensa de que iba a cambiar de “jefes”.

-¿Qué se comenta por la fábrica?

-La incertidumbre de que no sabemos qué es lo que va a pasar. No sabemos si van a invertir en los nuevos modelos. Porque, claro, ellos tienen otras plantas.

Vigo y Madrid. Allí se encuentran las dos plantas que PSA poseía en España hasta antes de la compra. “Dicen que esta (la planta de Figueruelas) es de las más productivas. Pero son ellos los que tienen que poner ahora el dinero”, afirma Ana. “Ahora son muchas plantas”.

Cuando llegaron los americanos

A comienzos de los años 80, la novedad llegaba a Figueruelas. Un pueblo zaragozano de apenas seiscientos habitantes, con una economía eminentemente rural, veía como una gran multinacional automovilística construía una fábrica en su pequeña localidad. Era la americana General Motors. Así, el entonces rey de España, Juan Carlos I, inauguraba el 5 de noviembre de 1982 la que se convertiría en la industria más importante de Aragón.

El Opel Corsa, el primer modelo pequeño de la marca, fue el elegido para ser producido en Zaragoza, tal y como recoge Opel en su web. Desde entonces, más de once millones de automóviles aragoneses han salido de Figueruelas para circular por todo el mundo.

En marzo de 1988, con la implantación del turno de producción de noche, la GM de Zaragoza se convierte en una de las primeras compañías del sector en fabricar por la noche, “periodo de tiempo que por tradición se dedicaba a tareas de mantenimiento”, según la Gran Enciclopedia Aragonesa. Este cambio, que puede pasar desapercibido, supuso que la planta aragonesa se convirtiera en una de las primeras en producir en cadena las 24 horas del día.

Pero la crisis también llegó a General Motors. La multinacional automovilística anunció en octubre de 2008 un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que afectó a 600 trabajadores de la factoría aragonesa durante un año. General Motors ya intentó vender Opel a Magna International en 2009 pero es ahora, con el acuerdo aprobado el pasado lunes entre General Motors y PSA, cuando General Motors abandona Europa.

(VÍDEO: OPEL España en Figueruelas celebra su 30 aniversario)

Mensajes de tranquilidad

Desde la clase política, la palabra que más se ha repetido es “tranquilidad”. El presidente de Aragón, Javier Lambán, aseguró el pasado 7 de marzo que “se nos ha garantizado por activa y por pasiva que esta venta no supondrá desinversión alguna, ni pérdida de empleo”. Lambán insistió que en no hay que tener “ningún tipo de temor” al acuerdo. La factoría de Figueruelas es “la más competitiva de Opel en Europa”. Opinión a la que se han sumado también los principales sindicatos.

Desde Madrid también se intenta transmitir tranquilidad. El presidente de PSA, Carlos Tavares, comunicó por teléfono a Mariano Rajoy que “la apuesta por España está garantizada”, según publicó el jefe del Ejecutivo central en su cuenta de Twitter.

Fruto del trabajo conjunto

Opel y PSA ya colaboran juntos. El nuevo modelo del Opel Crossland X, presentado el pasado martes 7 de marzo en el Salón del Automóvil de Ginebra, es resultado del trabajo conjunto de ambas empresas. “Ambos equipos trabajaron como iguales”, indicó el director general de Opel, Karl-Thomas Neumann, en el Salón celebrado en el país helvético. La fábrica de Figueruelas será la encargada de producir el nuevo crossover de Opel. Y el nuevo modelo de PSA, el Citroën C-Aircross, también será fabricado por la planta aragonesa. Sin embargo, el Opel Corsa, buque insignia de la fábrica de Figueruelas, queda en el aire. Hasta que PSA no redistribuya los modelos entre sus nuevas plantas, su producción queda en el aire.

Asimismo, Neumann afirmó en Ginebra que, tras la compra, Opel seguirá siendo Opel, con sus valores y cumpliendo sus promesas. Entre ellas, presentar 29 coches nuevos antes de 2020.

Sergio Marín Lafuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *