Fallece Jerry Lewis, icono del humor estadounidense

Jerry Lewis durante la celebración de su 90 cumpleaños el 8 de abril de 2016 en Nueva York. (Photo by Rob Kim/Getty Images)

La madrugada del 20 de agosto el humorista, cantante, actor, director, guionista y presentador norteamericano Jerry Lewis fallecía a causa de una afección cardiovascular en su domicilio de Las Vegas a los 91 años.

Nacido un 16 de marzo en Nueva Jersey con el nombre de Joseph Levitch cae en una familia de artistas que propicia su primera actuación a los 5 años.Así comienza una carrera profesional con una personalidad propensa a las bromas y al humor acusada desde su juventud. Comienza a andar en solitario con actuaciones que tomaban como centro el humor absurdo pero no se da su salto al estrellato hasta la colaboración realizada con el cantante Dean Martin. En la década de los 40 ambos habían actuado en Atlantic City hasta el encuentro propuesto por el propio Lewis que los llevaría a conocer la fama. Sus números compaginaban la música y el humor diferenciados de los demás espectáculos de su tiempo basados en los sketches. Frente a esto respondieron con la interacción como centro neurálgico del humor. Este éxito fue aprovechado por la industria del cine debutando ambos por primera vez como actores en My Friend Irma (1949). A partir de este momento se harían grandes amigos e íntimos copartícipes en películas como War With The Army (1950), El castillo maldito (1953) o Artistas y modelos (1955).

Tras un sinnúmero de colaboraciones por las que muchos los recuerdan, el dúo Martin y Lewis se disolvió, concretamente el 25 de julio de 1956. Se estipula que la causa fue el mayor peso de Lewis en el grupo −como atestiguan algunos documentos gráficos de la época (Look)− y tras el trabajo de ambos en Loco por Anita (1956), en circunstancias en las que ni si quiera se dirigían la palabra, decidieron afrontar sus carreras en solitario. En el momento inmediato a la separación de su compañero Jerry Lewis se tomó un descanso en Las Vegas con el fin de meditar sobre la deriva de su carrera. Es entonces cuando el artista Sidney Luft le pide que le sustituya en una actuación y pese a que Lewis no había cantado desde hacía 25 años se subió al escenario. Este acto le supuso una colaboración con Capitol Records creando el álbum Jerry Lewis Just Sings, de gran éxito. Inició el artista una cadena de shows convencido de que su carrera en solitario podía ser también floreciente. Al margen del plano musical, los años 60 en la trayectoria de Lewis están más bien marcados por la cinematografía. Se destaca su primer trabajo como guionista y director: El botones (1960), que recibió la alabanza del mismísimo Charles Chaplin. Otras películas dirigidas por Lewis fueron Un espía en Hollywood (1962) o El profesor chiflado (1963). Además de sus triunfos en el ámbito del cine en este momento Jerry Lewis daba clases de dirección en la Universidad del Sur de California (Los Ángeles). A estas clases asistirían George Lucas y, ocasionalmente, Steven Spielberg.

En los años 70, pese a su participación en algunos proyectos se retira de manera temporal. En este momento no goza del atractivo del público como lo había hecho antaño por lo que se dedica a escribir, a la televisión y al teatro. No obstante se destaca el filme El día que el payaso lloró (1972), por el que muchos se han interesado en estos últimos días y que ambienta su dramática historia en un campo de concentración nazi. Esta película jamás llegó a ver la luz pues Lewis en su momento consideró que no estaba satisfecho con el resultado según afirma en su libro Dean and Me. Volvería a la carga tras más de una década de descanso en 1981 con Hardly Working. Es destacado también su papel protagonista en Retenez moi… ou je fais un malheur (1984), How Did You Get In? We Didn’t See You Leave (1984) o en Fight for Live (1987). Es en 1980 cuando se separa de su primera esposa, tres años más tarde se casaría de nuevo pero en el campo de lo personal no solo es esto lo que marcaría su vida. A finales de esta década se reconcilió con Martin tras la muerte de del hijo de éste, su primer encuentro sería en el año 76 con el arreglo de Frank Sinatra.

Siguió llevando a cabo multitud de proyectos en los años 90. Llegó a debutar en Broadway, protagonizó El sueño de Arizona (1994) y también Funny Bones (1995). Obtuvo su propia estrella en el paseo de la fama y en el nuevo siglo participó en algunos programas de televisión como Ley y Orden: Unidad de víctimas especiales o Los Simpson. En 2011 se emite el documental Method to the Madness of Jerry Lewis que nos permite ahondar en su vida y carrera. En el verano de 2012 en el Tennessee Performing Arts Center en Nashville puso en marcha una versión musical de El profesor Chiflado. Se le suman otros eventos hasta su fallecimiento causado por una enfermedad cardíaca terminal y una enfermedad vascular periférica. Y es que no fueron pocos los problemas de salud que durante su vida lo achacaron aunque los soportó todos ellos con entereza, sin permitir que intervinieran en el desarrollo de su carrera.

Sorprendentemente los críticos de su país de origen no siempre lo juzgaron bien. Es en Francia donde el nombre de Jerry Lewis causó mayor impacto en el ámbito de la crítica. Especialmente en la revista cinematográfica Cahiers du Cinéma en la que se resaltó su humor absurdo y su afán por controlar la mayor parte de aspectos de sus películas. Hay incluso algunos eventos polémicos en este sentido, como el deseo del artista de que las películas Retenez moi…ou je fais un malheur (1984) y How Did You Get In? We Didn’t See You Leave (1984) no se emitieran en Estados Unidos.

Ha sido también célebre en los últimos días a causa de sus polémicas en el plano político por lo que algunas de sus entrevistan han alcanzado gran popularidad. Por otro lado se recuerdan también sus labores humanitarias en colaboración con la Muscular Dystrophy Association, causa para la cual recaudó más de 2600 millones de dólares. Tal entrega le supuso la nominación al Nóbel de la Paz en 1977.

Con una personalidad controvertida y carrera brillante, nos abandona una de las grandes estrellas del siglo pasado dejando un legado de horas de dirección y rodaje, valiosas enseñanzas y una familia a la que sus seguidores y amigos arropan estos días.

Cristina Gimeno Calderero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *