Fallece Helmut Kohl, firme impulsor de Europa

La muerte del que fuera canciller de Alemania en hasta cuatro ocasiones recuerda la célebre fundación de la Unión Europea que hoy pasa por uno de sus peores momentos

El excanciller alemán, Helmut Kohl, fallecía la pasada semana a los 87 años en su casa de Ludwigshafen am Rhein, en la región de Renania Palatinado, por una grave enfermedad, según adelantó el diario Bild en su edición online. El político llevaba tiempo afectado por diversas dolencias, siendo incluso ingresado en la unidad de cuidados intensivos, que le obligaron a permanecer en una silla de ruedas y le produjeron problemas en el habla.

Nacido el 3 de abril de 1930, Helmut Kohl fue hasta cuatro veces canciller de Alemania, entre los años 1982 y 1998. Considerado el padre de la reunificación alemana, el líder germano apostó con firmeza porque el país se uniera tras la caída del muro de Berlin en 1989 y después volvió a repetir la estrategia apoyando fuertemente la creación de la CEE, hoy Unión Europea.

La vida personal del político alemán estuvo marcada por dos mujeres. Hannelore Renner, a la que conoció en la adolescencia y con la que se casó y tuvo dos hijos. Falleció en 2001 a causa supuestamente de una sobredosis debido tal vez al sufrimiento que padecía por una dolorosa enfermedad. En 2008 se comprometió de nuevo con Maike Richter, que le acompañaría hasta el día de su fallecimiento.

Recibió diversos galardones como el Premio Carlomagno (1993), el Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional (1996), el de la Paz Westfalia (2001), el de San Adalberto (2004), el Franz Josef Strauss (2004) o el Premio Europeo Carlos V (2006). Además, publicó obras como Mi diario y también sus memorias, donde relató todos los detalles de su carrera.

Trayectoria política

Kohl, que nació en el seno de una familia católica y conservadora del oeste de Alemania, comenzó su educación en el ámbito militar, alistándose en el obligatorio ejército regular nazi, denominado Wehrmacht, coincidiendo con el final de la Segunda Guerra Mundial. Tiempo después, en el año 1958 se doctoró en Ciencia Política por la Universidad de Heilderbeg.

Por aquel entonces ya había comenzado a sumergirse en la arena política tras afiliarse a la Union Demócrata Cristiana de la RDA (CDU) en 1947. Ostentaría diferentes cargos como los de primer ministro del lander Renania-Palatinado entre 1969 y 1976 y miembro del parlamento federal alemán en 1959 como opositor al gobierno socialdemócrata del afamado líder del SPD, Helmut Schmidt, llegando a disputarle la cancillería sin éxito en 1976.

No fue hasta 1982 cuando finalmente el dirigente alemán fue elegido canciller de Alemania, sustituyendo al citado líder socialista, tras presentarte una moción de confianza en la que el Partido Liberal de Alemania (FDP) terminó por cambiar el apoyo hacia los democristianos. Aunque al principio su gobierno no se caracterizó por una gran solidez, Kohl pronto demostraría que la política era una cuestión prioritaria en su modo de vida. Así se terminó por convertir en el canciller que mas años gobernó el territorio germano, dieciséis años, solo por detrás del célebre Otto von Bismarck.

Su largo periplo en la Cancillería terminó el 27 de octubre de 1998, cuando le sucedió el socialdemócrata, Gerhard Schröder, tras arrasar en los comicios. En Alemania es considerado un referente, siendo el padrino político de lideres como Angela Merkel, actual canciller y heredera de su legado.

El constructor de la nueva Alemania

Si bien su meteórica carrera política no pasó desapercibida a nivel internacional, el acontecimiento que dio a Kohl el relevante papel con el que hoy cuenta su figura es la apuesta decidida por la reunificación alemana y el desarrollo de la Unión Europea.

Tras la caída del muro de Berlin en 1989, desde su privilegiado estrado propuso a la Alemania oriental abrirse al mundo entrando en la economía de mercado y atrayendo inversiones que permitirían al país unirse de nuevo y convertirse en la potencia continental que es hoy.

El proceso culminó en 1990, dando alas a la idea de crear a su vez una unión entre los estados europeos, donde se integraría la nueva alianza germana ya convertida en nación.

Unión Europea, un proyecto común

Fue por tanto gracias su administración, cuando se impulsó la denominada Comunidad Europea, embrión de la actual Unión Europea instituida en 1993, tras aprobarse el Tratado de Maastricht. Su carácter firmemente europeísta se valió del apoyo de otros grandes líderes como el presidente francés, François Miterrad, que consolidaría aún más el desarrollo del nuevo club, con el estímulo a la unión política y monetaria.

La muerte de Kohl ha devuelto a la actualidad los tiempos en los que el sueño de una Europa de libertades y derechos se hacía realidad. Una salida a los prolongados tiempos de oscuridad que asolaron Europa durante buena parte del siglo XX. Hoy la situación sigue siendo muy favorecedora, pero la crisis económica y social, la escalada del nacionalismo y las tragedias humanitarias como la de los refugiados han agrietado varios de los principales pilares del proyecto común,  recordando lo importante que es apostar por políticos como Helmut Kohl, que, desde muy diferentes sensibilidades supieron superan sus diferencias para brindar un futuro prometedor a todos los europeos.

Esta admiración hacia su persona como promotor de la UE ha sido evidenciada públicamente en los últimos días con las declaraciones de sus principales líderes. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker sijo que “se le echará en falta porque él era Europa”. “Siempre se recordará a Kohl como un amigo y hombre de Estado que ayudó a reunificar Europa”, afirmó por otro lado, Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo. También  Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo le dedicó unas palabras, tildándole como “un visionario que luchó por la reconciliación y la unidad entre los pueblos europeos”.

Sergio Rupérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *