ETA escribe el punto final de su historia

La banda ha anunciado que entregará las armas en abril

ETA proclamó el pasado sábado 18 de marzo su desarme definitivo. La banda anunciará la ubicación de los zulos en los que custodian las últimas armas de las que tienen posesión, y con esto se dará lugar al fin de una era. ETA se acaba. El acto en el que la banda hará oficial su desarme, y con ello el cese definitivo de su acción, se celebrará el 8 de abril en la localidad vascofrancesa de Baiona, y se invita a asistir a la ciudadanía, además de a cargos institucionales, tanto españoles como franceses.

En una rueda de prensa celebrada también en Baiona, decenas de dirigentes políticos han arropado a los “artesanos de la paz”, un grupo de cinco activistas y sindicalistas de Iparralbe que en diciembre del año pasado fueron detenidos, y que han asumido su responsabilidad en el proceso de desmantelamiento del 8 de abril. Los “artesanos de la paz”, “como miembros de la sociedad civil, y sin tener ningún lazo ni subordinación con ETA” se ofrecieron a mediar en el proceso de desarme y destrucción de armas de ETA “ante la pasividad de los gobiernos español y francés”.

Fuente: Facebook

Desde el Gobierno, algunos políticos han dado su opinión al respecto, especulando sobre la veracidad del desarme de la banda, y sobre la real necesidad de anunciar un cese definitivo de la acción a estas alturas, seis años después del alto al fuego y teniendo a los principales líderes de ETA controlados. Hay quien ve realmente el desmantelamiento de la banda como una estrategia política, pues la banda como tal puede considerarse desvanecida después de tantos años de inactividad, aunque en lo que sí coincide todo el mundo es en que el desarme es una muy buena noticia y se espera que “se desarrolle hasta el final y de manera integral”.

Íñigo Urkullu, el lehendakari vasco, ha declarado que “va a hacer todo cuanto esté en su mano para que el desarme llegue a buen puerto”, aunque lamenta que no todo vaya a estar en su mano. El gobierno vasco ha declarado que estaban informados del proceso de desmantelamiento con anterioridad y han pedido discreción. Urkullu ha explicado: “El Gobierno vasco otorga credibilidad y en la medida de sus posibilidades ha venido coadyuvando su impulso. Se dan las condiciones para explorar esta opción y estaremos vigilantes”.

Íñigo Méndez de Vigo, el portavoz del Gobierno, ha pedido que se mantenga “cautela y prudencia” en el tema: “La posición del Gobierno no ha variado nada desde que llegó en diciembre de 2011; ETA lo que tiene que hacer es desarmarse y disolverse y esa posición no ha variado nada, ni un centímetro, en seis años”. En el Gobierno no se especula acerca de las voluntades y deseos de la banda, y no dan verdadera credibilidad a los rumores de que se trate de una bomba de humo para una nueva acción que pille por sorpresa.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, considera que el verdadero desarme que se debe conseguir es el desarme ideológico, y que si en los seis años de inactividad la banda no se ha disuelto es porque buscaban conseguir algo a cambio, lo que no ha ocurrido “por la firmeza de la política antiterrorista del Gobierno”.

ETA, siglas de Euskadi Ta Askatasuna (Euskadi y Libertad), nace el 31 de julio de 1959, de manos de un grupo de estudiantes de ideología radical que buscaba luchar contra la “pasividad y el acomodo” del PNV. La banda lleva a cabo su primera acción violenta el 18 de julio de 1961, en un frustrado intento de descarrilamiento de un tren en el que se encontraba viajando voluntarios franquistas, y que llevaba destino a San Sebastián con el motivo de celebrar el Alzamiento. La primera víctima mortal llegó siete años después, el 7 de junio de 1968. José Pardines Arcay se encontraba en un control de carretera cuando fue tiroteado hasta fallecer. Txabi Etxebarrieta fue su ejecutor, y fue abatido en la persecución que aconteció. El 2 de agosto, ETA responde a la muerte de su compañero asesinando al policía franquista, Melitón Manzanas, en la puerta de su propia vivienda. La banda justifica su acción declarando que ha “ejecutado una sentencia del pueblo”

El 12 de julio se cumplirán 20 años del asesinato que supuso un antes y un después en la banda. El 10 de julio de 1997 Miguel Ángel Blanco, un joven concejal del Partido Popular, fue secuestrado por ETA. La banda pedía al Gobierno de Aznar que trasladara a cárceles del País Vasco a los 600 etarras distribuidos por centros penitenciarios de España. Para ello ofrecían un plazo de 48 horas, lo que imposibilitaba el cumplimiento de sus condiciones. Por toda España se desplegaron manifestaciones de repulsa, la gente se lanzó a las calles con las manos blancas al grito de “Todos somos Miguel Ángel”. Dos tiros en la cabeza fueron necesarios para acabar con la vida concejal y, aunque no fueran conscientes de ello, también supusieron la muerte lenta de la banda.

El 10 de enero de 2011 ETA lanzó un comunicado en el que anunció el alto al fuego “permanente, general y verificable”, y que podría “ser verificado por la comunidad internacional”. Suponía el compromiso de la banda con un proceso de solución definitivo y “con el final de la confrontación armada”. No se hablaba directamente del abandono de las armas ni de la disolución de la banda, sino de un proceso de inacción que se ha alargado hasta el actual cese presuntamente definitivo.

58 años desde su nacimiento, 49 manchados de sangre, seis que han permanecido inactivos. 829 muertos, de los cuales 506 formaban parte de los cuerpos de seguridad. 36 etarras muertos por sus propias bombas. Medio siglo después de aquel nacimiento que paradójicamente acabó con tantas vidas, ETA decide disolverse sin poner condiciones. Una noticia altamente positiva, pero que no va a conseguir borrar todo el dolor que ha generado, todas esas fechas que permanecerán en la mente de un país que durante tanto tiempo ha convivido con el miedo. Formarán parte de la historia todas aquellas personas a las que no se permitió seguir viviendo. Y es que España perdona, pero no olvida.

Carla Muñoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *