Estados Unidos y Corea del Norte, conflicto global

Las amenazas no llegan a su fin. La persistencia de Estados Unidos desde que Donald Trump comenzó su presidencia ha hecho que el país se haya convertido en un claro objetivo bélico. Su estela en las Relaciones Internacionales cada vez se deteriora más, especialmente con el poder que Corea del Norte está ejerciendo. Raymond Thomas, jefe de comando de fuerzas especiales de EEUU, ha catalogado a Corea del Norte como una amenaza global ante un posible ataque nuclear. La historia para Estados Unidos y para el resto del mundo se complica cada vez más. En 2016, Corea del Norte se dedicó a afianzar y a atestiguar su armamento para estar preparados ante cualquier tipo de ofensa.

La relación entre Estados Unidos y Corea del Norte se tensa con cada comunicado y con cada movimiento. El país asiático continúa amenazando a Estados Unidos de un posible ataque nuclear ante cualquier tipo de ofensa. Corea del Norte acusó a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y a los servicios de Inteligencia de Corea del Sur (IS) de preparar un plan para asesinar a su líder, Kim Jong Yu, liderados por un grupo terrorista, en el que pensaban intervenir con sustancias químicas. Corea del Norte, por su parte, ha prometido que va a encontrar y a “destruir rápidamente” a los conspiradores. Aseguran que el “Líder Supremo” iba a ser atacado en un desfile militar y una procesión pública, y que las consecuencias físicas sólo serían visibles de seis a 12 meses después.

El conflicto existente entre Corea del Norte y EEUU está haciendo que no solo repercuta a ambos países, sino que otras naciones se estén viendo involucradas. El presidente cubano, Raúl Castro, ha mostrado un claro apoyo al país asiático ante la batalla que está sufriendo ante el país americano. Cuba transmitió “su total apoyo al Partido de los Trabajadores de Corea y al pueblo coreano en su justa lucha, y que siempre se alineará junto a ellos en el frente unido antiestadounidense”.

Corea del Norte, por su parte, sigue pensando que la posibilidad de un ataque nuclear de Estados Unidos es cada vez más probable. El medio de comunicación coreano, Rodong Sinmun, ha señalado el reciente despliegue de 1250 marines estadounidenses en la ciudad de Darwin (norte de Australia) como prueba de que Washington se prepara para una posible guerra nuclear. Los marines comenzaron a llegar en el norte tropical de Australia el martes para un despliegue de seis meses durante el cual se llevarán a cabo ejercicios con las fuerzas chinas y australianas.

Tanto Estados Unidos como Corea del Norte piensan que el único culpable de su mala relación es el otro país, por lo que por ahora es complicado que lleguen a un acuerdo. Mientras que el país asiático continúa considerando que quieren atacar a EEUU para protegerse, los americanos han asegurado que van a aumentar las sanciones contra Corea del Norte. Además, le han amenazado con ampliar esos castigos a otros países en caso de que existe cualquier tipo de apoyo. “Estamos preparando sanciones adicionales por si resulta que las acciones de Corea del Norte merecen sanciones adicionales”, dijo el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, en un discurso a los empleados del Departamento de Estado. Sin embargo, China, consciente de las consecuencias que podría acarrear el aumento de las sanciones (guerra nuclear), ha advertido a Washington de que no le permitirá imponer sanciones a Corea del Norte u a otro país de forma unilateral.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró que estaba dispuesto a reunirse con líder norcoreano, Kim Jong-un, bajo las “circunstancias apropiadas. Sin embargo, los responsables de Exteriores consideran que EEUU aún no está preparado para llegar a ningún acuerdo. “Seguimos hablando a Corea del Norte sobre cuáles son nuestras intenciones por ‘aquí’ (en un discurso público), pero no lo hacemos por ‘aquí’ aún”, dijo Tillerson, gesticulando para indicar que el segundo “aquí” se refería a una conversación directa con ese país.

Corea del Norte sigue informando de que EEUU les está incitando, con sus continuos ataques, a llevar a cabo una guerra nuclear. Según el portavoz del Ministerio de Defensa de Corea del Sur, Moon Sang Gyun, el vuelo y presencia de los dos bombarderos estratégicos B1B ‘Lancer’ de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en unas maniobras, se ejecutaron para disuadir a Corea del Norte de nuevas provocaciones y amenazas, y para poner a prueba la preparación frente a otro posible ensayo nuclear. Por su parte, EEUU se ha limitado a admitir que simplemente fueron ejercicios de entrenamiento, sin ningún tipo de amenaza.

Estados Unidos y Corea del Norte están en el momento, quizás, más peligroso y endeble de sus relaciones. Las continuas amenazas y los ataques de ambos países van a hacer que toda la situación desemboque en unas consecuencias nefastas para todo el ámbito internacional. Lo que realmente está degenerado la situación es que ninguno de los dos países parece que se sienta “culpable” ni responsable de todo lo que están haciendo, sino que ambas naciones consideran que es lo único que pueden realizar, que se trata de un mecanismo de defensa. Los dos países son capaces de desencadenar conflictos y momentos difíciles. ¿Cuál será el primero?

Ana Calvo García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *