Estados Unidos amplía su política

Donald Trump visitó el 6 de julio la capital de Polonia, Varsovia, con el objetivo de establecer alianzas con el país que Estados Unidos considera el foco de occidente. Trump interpretó a Polonia como un país que debía ser un ejemplo a seguir, un referente para otros países de Occidente: “Polonia es un ejemplo para otros que buscan la libertad y desean reunir el coraje y la voluntad para defender la civilización occidental. Nuestra propia lucha en defensa de Occidente empieza en nuestras mentes, en nuestra voluntades y en nuestras almas”.

En una rueda de prensa, el presidente polaco se mostró confiado en que Estados Unidos y Polonia acordarán próximamente suministros regulares de gas licuado desde el país americano, lo que permitirá la diversificación energética de Europa Central y Oriental. El primer envió de gas licuado a Polonia tuvo lugar el pasado 8 de marzo, y el presidente polaco, Duda, lo calificó de “exitoso”, por lo que podía ser un inicio para “allanar el camino para nuevos contratos a largo plazo”. El presidente de Estados Unidos también alabó la potencia de Polonia por la importancia de que este, junto otros países de la zona, “no dependan únicamente de un solo proveedor de energía”.

Durante su estancia en Polonia, aprovechó para volver a advertir a Corea del Norte: “Habrá consecuencias por el mal comportamiento del Gobierno de Corea del Norte”. Pretende con sus actos que no se convierta en la nueva Siria, por lo que tienen que hacer algo para frenar ese comportamiento “peligroso”. Sin embargo, Estados Unidos no se queda atrás. Peligro contra peligro genera el caos mundial. El magnate pidió a las naciones aliadas que se unan no solo a combatir el terrorismo, sino también a la amenaza que supone Corea del Norte.

La batalla con Corea del Norte va alcanzando su punto álgido 

Los ataques tanto de Corea del Norte como de Estados Unidos han hecho que su situación sea todavía más compleja. Tienen ansias de superación, y de demostrar cuál de los dos países tiene una potencia y una capacidad de influencia mayor. No hace falta demostrar el poderío con armas nucleares, destrucciones materiales, y sobre todo, humanas. Por mucho que piensen, esto no es grandeza.
El ejército de Estados Unidos llevará a cabo en los próximos días un ensayo de un escudo antimisiles ante las amenazas antepuestas por Corea del Norte. Esta prueba estaba preparada desde hace varios meses, aunque se ha decidido poner en marcha debido a las declaraciones de Corea, después de que aumentaran su amenaza al culminar por primera vez con éxito, un ensayo con un proyectil balístico intercontinental, que podría alcanzar, incluso, Alaska.

Los ensayos y las demostraciones de poderío siguen siendo las principales bazas del país americano. Estados Unidos, además, continúa buscando el apoyo de otros países poderosos que les permitan de alguna manera “mediar” en los conflictos. EEUU cree que China debería presionar a Corea para desmantelar su programa atómico. A pesar de esto, el pasado más cercano recoge ataques mutuos, pruebas o lanzamientos de misiles para advertir de sus recursos. Estados Unidos y Seúl lanzaron hace unos días misiles hacia el Mar de Japón. Tanto Corea del Norte como Japón tienen la suficiente capacidad tanto para atacar como para defenderse. ¿Qué es realmente lo que queréis?.

Ana Calvo García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *