“En la hermandad siempre estaré, espero morir allí”

El semanario digital El Rotativo ha tenido la oportunidad de entrevistar para todos ustedes a un personaje idóneo en estos días en los que La Semana Santa es la protagonista. Ignacio Navarro Gil es sinónimo de una vida de entrega. Desde que nació sintió la pasión por el carillón, instrumento en el que se especializó. También desde su infancia ha sido cofrade hasta el día de hoy, a sus 31 años. Actualmente colabora en el programa Cuarto Milenio, donde cumple su papel de escéptico y viaja a diversas localidades en busca de temas fantásticos que contar.

 ¿Qué has estudiado?

Música.

¿En qué te especializaste?

En carillón y campanología

El carillón se tocaba aquí en Zaragoza, cuéntanos un poco la historia.

El carillón se monta en el año 92 y yo lo cojo hace 12 años.  A día de hoy ya no hay la agenda habitual como la que había antes. Cuando llegó hace 5 años el director de cultura nuevo José María Bustos, puedes poner en mayúsculas este nombre [ironiza]… decidió quitar el carillón.

¿Por qué motivo?

Porque no le gustaba… fue él mismo el que decidió por toda la ciudad.

¿Qué ocurrió con este instrumento?

No lo tiraron, un carillón nuevo cuesta más de un millón de euros. Está encima del palacio de Sástago, son 33 campanas… Únicamente funciona en Navidad y Año Nuevo, el resto del año no. Entonces no hay mantenimiento ni hay nada.

¿Era muy costoso el mantenimiento?

No, lo hacía yo.

¿En qué consistía?

El mantenimiento lleva tiempo, hay que mirar todas las partes, ordenarlas, pulir, hay que descolgarse por toda la fachada… mantenerlo para que no se estropee, ahora está desastroso.

¿Sentías valorado tu trabajo?

Mucho. Cuando comencé en Zaragoza casi no se conocía y conseguí que fuera uno de los instrumentos más reconocidos de carillón de toda Europa. Venía gente de todo el mundo preguntando por este instrumento y se tocaba todas las semanas.

¿El viento tan característico de esta ciudad te suponía algún problema?

Hay trucos para tocar las campanas. Pero en ocasiones si hace mucho cierzo, a lo mejor en plaza España no se escuchaba, pero puede que al final del Actur sí.

¿Tuviste algún maestro? ¿Cómo se aprende a tocar este instrumento?

Esto se aprende solo en Malinas, que está entre Bruselas y Amberes, donde se encuentra la única escuela de carillón oficial que hay en el mundo. Entonces vas allí, estudias y vuelves.

¿Tu vocación de tocar el carillón dónde surge?

Voy desde pequeñín al carillón de la diputación, pero las personas que lo tocaban no tenían conocimientos, por lo que decidí especializarme.

¿En Cuarto Milenio cuánto llevas?

Cinco temporadas. Como soy amigo de Iker me pidió que llevase distintos temas por España y cada dos semanas tengo que grabar un reportaje.

¿Te especializas en algo en el programa?

No, yo voy como escéptico. Realizo mi trabajo de redacción y preparo cada reportaje, así se lleva a Madrid donde se montan y se prepara el plató.

¿Crees en los espíritus?

No consiste en creer en los espíritus… sería creer en energías que existen. Mis experiencias me han abierto un poco la mente y me han hecho saber que hay algo que no podemos controlar nosotros.  Nuestro cerebro es un gran desconocido, por ejemplo, cualquier cambio de energía se supone que puede afectarnos y crear una visión que no existe. Yo no he visto nuca nada material, pero sí que he visto un objeto moverse. El oído humano es muy poco sensible y muchas veces hay sonidos que no los percibe.

¿Te refieres a las psicofonías?

Claro, en las psicofonías puede ser que el propio sonido humano no escuche un sonido y lo registre un aparato. Esto en muchos casos no es viable porque el sonido debería entrar por los dos canales a la par, a veces no es así. Estas grabaciones las compruebo con mi propio aparato, con mi móvil, con mi iPad… así nadie me lo puede modificar, ni nadie me vende gato por liebre.

¿De qué conoces a Iker?

Porque hice un tema con él de unas campanas que tocaban solas en Velilla y a partir de ahí encajamos bien.

¿En Jesucristo crees?

Sí claro, por supuesto.

¿Crees todo lo que dice la biblia?

Claro, hay que saberla interpretar. La biblia es el libro más complejo que existe en el mundo para su comprensión, hay formas de escritura que te dan a entender muchísimas cosas. Además, he aprendido mucho sobre ella en el programa, lo que son los apócrifos y documentos que no están aprobados en general.

¿Y esos documentos tienen veracidad?

Son curiosos, no te los crees, pero si tienes una buena base mental en cuanto al conocimiento de este tipo, puedes leerlos sin problema. También pueden llevarte a confusión porque son más atractivos.

¿No consideras que Cuarto Milenio es espectáculo?

En absoluto, jamás y eso lo defiendo como rotundo. Además, a Iker ahí hay que sacarle la cara. Para aprobar una grabación de una psicofonía, por ejemplo, es complicado… De cada veinte, una y tiene que ser muy creíble y entendible. Muchas cosas se quedan en el tintero. Lo bueno que tiene Cuarto Milenio es que plantea dos bandas, para el escéptico y para el que va a creer, entonces Iker permite que cada uno escoja lo que quiera.

¿Semana Santa es una semana especial?

No, es el año entero. Yo creo que ser cofrade es una forma de vida. Vives por y para la Semana Santa. En mi hermandad, con mi cargo, todos los días del año tienes que dedicarle tiempo.

¿Cuantos años llevas siendo cofrade?

Desde que nací.

¿En Zaragoza? ¿Siempre en la misma hermandad?

No, empecé en La Piedad y a los 17 entré como aspirante a La Sangre de Cristo y a los 25 como receptor.

¿Receptor?

Para ser hermano de número que viste con el hábito de una determinada forma, tienes que tener 25 años o más, nunca inferior.

¿Hace cuantos años eres el vocal del patrimonio?

Desde que se instauró, hace tres años.

¿En qué consiste este cargo?

En llevar todo el patrimonio de la hermandad y controlarlo, que es inmenso.

¿Cómo compaginas tu colaboración en Cuarto Milenio con este cargo?

Es una forma de vida más.

¿Participas en el servicio de recogida cadáveres que realiza tu hermandad?

Sí, es lo bonito de la Hermandad de la Sangre de Cristo. Realiza una labor social desde hace 800 años. La Sangre de Cristo tiene una institución medieval en una metrópolis del siglo XXI y eso es totalmente atípico y no suele ser funcional, pero aquí ha habido que adaptarse.

¿Qué es y cómo se realiza este servicio?

Cuando hay un fallecimiento en el partido judicial de Zaragoza -que va desde Mallén hasta Villar de los Navarros- y no lo firma un médico, vamos nosotros. Es decir, no se puede trasladar un cadáver que precise de autopsia si no lo traslada la Hermandad de la Sangre de Cristo.

¿Cuántos traslados hacéis al año?

Incluso más de quinientos.

¿Es difícil?

Sí, porque además nosotros no nos encontramos el cadáver en el sudario… Nosotros realizamos todo el trabajo, afortunadamente contamos con cuatro empleados, un furgón y con una subvención del ayuntamiento ya que la recogida asciende a más de 90.000 euros anuales.

Este año se conmemora la primera salida procesional documentada de esta hermandad…

Exacto, documentada. Esto quiere decir que hay anteriores, pero no tenemos papelito… Este año conmemoramos los 400 años que sabemos que El Cristo de la Cama salió a la calle.

¿Cómo lo vais a celebrar?

Ya hicimos una exposición en el mes de enero, ahora tenemos el Santo Entierro de una forma más especial. Recuperaremos patrimonio y el acto del abajamiento, en el cual el Cristo de la Cama se crucifica en una cruz y se baja para introducirlo en la cama. También habrá conferencias y otra gran exposición.

¿Recibes dinero por ello?

Jamás, me cuesta… Pero es el mejor dinero invertido de mi vida ¿no? Pienso que somos usufructuarios que debemos conservar un patrimonio y dejarlo en buenas condiciones para el que venga.

¿Cómo funciona tu cofradía?

No hay instrumentos, somos 50 hermanos como máximo y organizamos el Santo Entierro. Hay 14 pasos en usufructo, es decir, hay en cofradías que el paso es nuestro.

¿Cómo se puede formar parte de ella?

Ahora somos 46 hermanos. Para formar parte de la hermandad debe haber una vacante y cumplir los requisitos de edad. En ese momento se vota, aunque hace tiempo que no entra nadie…

¿Crees que las religiones son importantes para la sociedad?

Son fundamentales, el mundo se rige por la religión al igual que las guerras. El hombre que tiene consciencia necesita una explicación de las cosas.

¿Te sorprende que haya cofrades ateos?

Hay que pensar para que se crea el tambor, cuando se toca se hace oración. No hay que rezar con la mente, se reza llevando un hacha, llevando una vela y al tocar instrumentos, así se realiza un acompañamiento a Cristo. Entonces yo no creo que haya cofrades ateos, o al menos no conozco a ninguno.

¿Y la gente que os va a ver por espectáculo?

Me parce fantástico, porque es un espectáculo visual a una escultura. La Semana Santa, o al menos los pasos, se crean por el analfabetismo de la época y para interpretar el evangelio y la biblia. Que la gente lo vea como algo cultural me parece correcto. Es un museo que una vez al año se saca a la calle.

¿Cómo comparas la Semana Santa de Zaragoza con la de otras ciudades?

Lo que te dicen siempre es: “claro es que Zaragoza no es la misma imaginería que la de Sevilla, Murcia o Valladolid…”. El problema de Zaragoza fue la guerra de los Sitios que destrozó todo, sino el patrimonio de aquí sería brutal, aun con todo las que hay son muy ricas. Además, la escultura nueva de la Semana Santa está siendo muy comparable a cualquiera de las grandes Semanas Santas que hay a nivel nacional.

¿Cómo te ves en un futuro?

No sé en qué trabajaré, pero en la hermandad estaré siempre, espero morir allí.

Elena Lapuente 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *