El terror se recrudece en Siria

Homs arrasada por las bombas | The Guardian
Homs arrasada por las bombas | The Guardian

El ataque con gases tóxicos sobre la ciudad de Duma se ha cobrado 80 víctimas mortales y ya hay más de un millar de afectados por el momento

Siria vuelve a ser el punto de mira internacional. Un supuesto ataque químico al último bastión rebelde se habría cobrado la vida de mas de 70 personas en Duma el sábado 7 de abril. La alerta fue dada por los Cascos Blancos, una ONG dedicada al rescate de civiles en zonas de conflicto, los cuales comenzaron a difundir imágenes de algunos cadáveres y de ciudadanos con síntomas de intoxicación. Centenares de personas continúan siendo tratadas ante los síntomas de asfixia, quemaduras en la córnea y pulsaciones cardiacas lentas.

Según los Cascos Blancos y otros grupos que luchan contra la presencia rebelde en este enclave de Guta Oriental, el ataque habría sido lanzado en torno 20,22 (hora local) desde un helicóptero del régimen que contenía gas sarín y gas de cloro. Más tarde se volvieron a producir ataques -que se sucedieron durante la madrugada- en la zona del hospital en el que se atendía a las víctimas, lo que entorpeció el paso de las ambulancias. Por el momento, se desconoce quién ha llevado a cabo este nuevo asesinato sistemático de civiles pero la cifra de muertos continúa aumentando.

La tregua de 30 días en todo el territorio sirio impuesta por El Consejo de Seguridad de la ONU el pasado 24 de febrero ha sido violada. Este pacto no era válido para las operaciones contra el grupo terrorista Daesh, Al Qaeda y Frente Nusra. No obstante se había intentado lograr un clima de paz. Desde Rusia, Vladimir Putin había establecido una tregua diaria de 5 horas desde el 27 de febrero. Este intento de evacuar a los enfermos y heridos se ha visto interrumpido por nuevos ataques consecutivos en las anteriores semanas.

Aún a falta de resolver quién ha perpetrado el ataque, el gobierno de Damasco y Rusia han desmentido que fuera el Ejército quien hubiera lanzado el ataque con armas químicas sobre esta localidad controlada por el Ejército del Islam, organización yihadista apoyada por Arabia Saudí.

Por su parte, el presidente de EE.UU, Donald Trump, ha recriminado vía Twitter a Rusia que continúe apoyando “al animal de Bachar el Asad”. Este viraje en los acontecimientos hace que Trump tenga que reconsiderar el abandono de Siria por parte de las tropas estadounidenses, tal y como había anunciado días antes, si bien tras una conversación con el primer ministro de Irsael, Benjamín Netanyahu, había decidido mantener a sus soldados hasta que se valorase una vez más la situación. Trump manifestaba su condena al ataque a través de esta red social: “El presidente (Vladímir) Putin, Rusia e Irán son los responsables de apoyar a El Asad ‘El Animal’. Va a pagar un alto precio. Hay que abrir inmediatamente la zona para verificar y para que entre la ayuda médica. Esto es otro desastre humanitario sin razón alguna. ¡ENFERMO!”.

La ciudad no ha tenido tregua en los últimos días ya que, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, los muertos por un bombardeo contra la ciudad de Duma por parte del régimen sirio durante las pasadas semanas fueron 30 civiles, entre ellos 8 niños. El día precedente se habían cobrado la vida de otras 40 personas. Este ataque químico tampoco ha sido una novedad, sino que recuerda al acontecido en abril del pasado año en la ciudad de Jan Sheijún con este mismo tipo de gas sarín, el cual dejaba 100 muertos y más de 400 heridos.

Aurora Isabel Martínez Sanz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *