El Rey habla de “extrema gravedad” en Cataluña, después de otra jornada de tensión

RTVE

El Rey se dirigió ayer por la noche a los españoles debido a la situación de Cataluña, que calificó de “extrema gravedad”. Felipe VI destacó la “deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado” por parte de las autoridades catalanas, a las que también acusó de haber “menospreciado los afectos y los sentimientos de solidaridad que han unido y unirán al conjunto de los españoles”. El monarca aseguró a los ciudadanos que “saldremos adelante”, alegando que a pesar de la compleja situación “creemos en nuestro país y nos sentimos orgullosos de lo que somos”.

El Rey se refirió al referéndum ilegal del 1 de octubre como “la culminación de un inaceptable intento de apropiación de las instituciones históricas”. Felipe VI afirmó que el gobierno de la Generalidad “de una manera clara y rotunda”, se había situado “totalmente al margen del derecho y de la democracia”. El Jefe del Estado advirtió que las conductas de Puigdemont y su equipo “pueden poner en riesgo la estabilidad económica y social de Cataluña y de toda España”.

Desde los partidos de izquierdas y nacionalistas se ha criticado el mensaje del monarca. La mayor parte de ellos han coincidido en la falta de una llamada al entendimiento entre las dos partes afectadas. Desde el PSOE se limitaron a criticar este punto, mientras que otros como Pablo Iglesias fueron más contundentes. Iglesias ha espetado que el discurso no es “en nuestro nombre”, aludiendo a los votantes de su partido. PP y Ciudadanos han apoyado las palabras del Rey.

El mensaje se emitió al final de un día de huelga general en Cataluña, convocada por Taula per la Democràcia, UGT y CCOO se desmarcaron de esta convocatoria, pero apoyaron algunas movilizaciones en repulsa a las cargas policiales. A la huelga se sumaron gran parte de los funcionarios (El gobierno de la Generalidad aseguró que no se lo descontaría del sueldo), y hubo cortes de carreteras.

Las Fuerzas de Seguridad del Estado están en el punto de mira por su actuación ante el referéndum catalán. Precisamente Josep Lluis Trapero, mayor de los Mossos, ha sido llamado a declarar como investigado de un delito de sedición por la Audiencia Nacional. La citación es en relación al asedio de la Consejería de Economía de la Generalitat el pasado 20 de septiembre, cuando miles de manifestantes trataron de impedir la acción de la Policía y Guardia Civil. También han sido citados el presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez; el de Omnium Cultural, Jordi Cuixart, y un intendente de la policía catalana.

La Guardia Civil y la Policía Nacional se han visto forzados a abandonar algunos hoteles de Cataluña, por presiones de la ciudadanía y de ayuntamientos gobernados por independentistas. El caso más destacado es el de Calella, donde el dueño del hotel instó a los agentes a marcharse, por las presiones independentistas, después de que algunos de ellos se enfrentaran a los vecinos que les estaban increpando desde la calle.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ordenó a los agentes no abandonar hoteles donde haya contratos en vigor. Sin embargo, los Guardias Civiles alojados en Calella, entre ellos varias decenas de aragoneses, han debido ser reubicados en un antiguo acuartelamiento de Gerona, el regimiento de infantería Arapiles 62.

Ignacio López Soláns

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *