El Real Zaragoza reacciona y empata en Oviedo tras ir perdiendo 2-0

Zapater celebra el gol anotado en Oviedo

El Real Zaragoza reaccionó rápido a los dos goles tempraneros del Oviedo con los tantos de Mikel González y Zapater y consiguió empatar un partido que se le había puesto muy complicado desde el comienzo. En la segunda parte, el conjunto zaragocista gozó de numerosas ocasiones para culminar la remontada, pero la falta de acierto a la hora de finalizar las jugadas le privó de ello.

Antes de llegar a la primera media hora de encuentro, el equipo aragonés ya perdía 2 a 0 y, tal y como estaba el partido, la remontada parecía casi imposible. No obstante, el Real Zaragoza se aferró a su fútbol y en todo momento creyó en que lograr la igualada era posible. Tal fue la reacción que, en la segunda mitad, el conjunto de Natxo González neutralizó al de Anquela, superándolo en todas las facetas y practicando un excelente fútbol que no pudo consumar con el gol de la victoria.

En la rueda de prensa previa al partido, Natxo González analizó al que iba a ser su rival en la jornada 7: “Es un equipo que tiene gol. Tanto Toché como Saúl Berjón han empezado bien, han marcado siete de los nueve goles del Oviedo, creo. En casa siempre anotan: salen a dos goles por partido. Deberemos dar respuesta a eso. Está claro que es un puerto de montaña duro este encuentro”.

Asimismo, el técnico vitoriano explicó cómo se encontraba su plantilla tras el empate frente al Nástic: “Veo bien al equipo. Estaría más contento si hubiéramos ganado al Nástic, pero todo está dentro de la normalidad. Muy seguros de lo que estamos haciendo. Trabajamos desde la seguridad y la confianza, analizando lo que hacemos bien y lo que hacemos mal”.

Natxo González presentó el mismo once titular que empató la semana pasada en la Romareda, a excepción de la entrada de Delmás por Benito, quién será baja durante un mes debido a una rotura muscular en el gemelo de la pierna izquierda. Además, Febas cambió su posición en el terreno de juego por Buff.

Once titular

El partido fue bastante entretenido y tuvo varias alternancias. Ya en la primera jugada, el Real Zaragoza pudo adelantarse en el marcador. El minuto 2, Zapater, que ha demostrado ser uno de los mejores lanzadores de falta de la plantilla, estuvo a punto de anotar un auténtico golazo de libre directo por la escuadra, pero Juan Carlos y el palo lo evitaron.

Sin embargo, en 3 minutos se pasó de un posible 0-1 al primer tanto local. En una falta directa similar a la que acababa de botar el capitán zaragocista, Aarón Ñíguez envió el balón al fondo de las redes de la portería defendida por Cristian Álvarez.

Este gol dejó tocado a los visitantes y, en los veinte minutos siguientes, el Oviedo pudo golear al Real Zaragoza debido a los numerosos errores que cometió la zaga maña en cada uno de los acercamientos ovetenses. En una de estas, Verdasca intentó ceder un manso balón a Cristian Álvarez con la testa, pero desafortunadamente la pelota golpeó en el larguero y Toché empujó el esférico en la misma línea de gol para hacer el segundo tanto carbayón.

No obstante, el gol, en lugar de tumbar al conjunto aragonés, lo que hizo fue espabilarlo. 3 minutos después, Mikel González recortó distancias empalmando de volea un córner lanzado por Buff. A partir de este momento, el dominio del partido fue absolutamente visitante y, antes del descanso, Alberto Zapater dispuso de un nuevo libre directo que, en esta ocasión, introdujo por la escuadra de Juan Carlos y puso las tablas.

En la segunda mitad el Real Zaragoza superó por completo a los asturianos. La primera oportunidad clara estuvo en las botas de Borja Iglesias: mano a mano con Juan Carlos, el delantero gallego no ajustó demasiado su disparo y el guardameta adivinó sus intenciones. Poco más tarde, Ángel Martínez gozaría de una ocasión muy parecida tras una muy elaborada jugada zaragocista, pero de nuevo el cancerbero balear impidió la diana.

Borja Iglesias remata alto

Papunashvili y Guti entraron por Toquero y Buff. En uno de los últimos acercamientos, el georgiano estuvo a punto de anotar el tanto de la remontada, pero el pase de Ángel iba muy rápido y Papunashvili no llego a rematar. Con el punto, el Real Zaragoza se encuentra en la 18º posición con 6 puntos.

Natxo González se mostró contento con la reacción que había mostrado el equipo: “Quiero elogiar la reacción del equipo y el seguir creyendo en lo que estábamos haciendo pese a que el Oviedo se había puesto dos goles arriba. La afición debe sentirse orgullosa del trabajo realizado por el equipo. Siguiendo esta dinámica los resultados llegarán”.

Además, el entrenador vasco habló sobre cómo se había desarrollado el choque: “Me voy con la sensación de haber hecho más méritos para ganar el partido, aunque también es verdad que hemos empezado el encuentro con un dos a cero en contra”.

El Real Zaragoza recibirá este domingo en la Romareda al Numancia, actual líder de la liga 123 que se encuentra en un gran estado de forma. Una buena oportunidad para que los blanquillos se acerquen a la zona noble de la tabla y transformen las sensaciones en puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *