El PSOE se configura de la mano de Sánchez

Sánchez junto a Lastra y Ábalos / Fuente: JOSE LUIS ROCA, El Periódico

Dos semanas después de la elección de Pedro Sánchez como Secretario General del PSOE, los socialistas empiezan a definir su ruta con la nueva ejecutiva. La posición ante el independentismo catalán, el voto de la moción de censura presentada por Podemos o la unión interna del partido son algunas de las cuestiones que marcan la actualidad del Partido Socialista.

Las primarias que terminaron en la victoria de Sánchez el pasado 21 de mayo sirvieron para evidenciar la división interna del partido. La principal rival de Pedro Sánchez, Susana Díaz, contaba con el apoyo de históricos dirigentes del partido y de los barones de comunidades autónomas; mientras que Sánchez estaba respaldado por la militancia.

A fin de salvar distancias, la Presidenta de la Junta de Andalucía y el Secretario General electo han mantenido este viernes una conversación telefónica. En la llamada, que apenas ha durado cinco minutos, Susana Díaz le ha asegurado a Sánchez que iba a “arrimar el hombro” en este nuevo periodo. Susana Díaz ha comentado a Sánchez que su mejor manera de ayudar era “ganando en Andalucía”.

Igualmente, la andaluza ha pedido a Sánchez que se respete a los líderes autonómicos y a los ex presidentes socialistas. Ambos han acordado hablar próximamente de otras cuestiones “más importantes” como la financiación autonómica.

Sánchez también mantuvo el pasado miércoles una comida con el extremeño Fernandez-Vara, de la que ambos salieron satisfechos. Fernandez-Vara ha sido durante el proceso de primarias, y durante las últimas semanas del anterior mandato de Sánchez, uno de los dirigentes más críticos con el recién elegido Secretario General.

Además de trabajar en las cuestiones internas del partido, Pedro Sánchez ha dejado claro esta semana que respalda a Rajoy en el mantenimiento del orden constitucional, y pretende abordar junto al gobierno la cuestión independentista de Cataluña. Sánchez telefoneó a Rajoy el pasado lunes para asegurarle que el partido socialista “estará en la defensa de la legalidad y de la Constitución”, y que respalda al gobierno frente a los planes de referendum secesionista.

La postura de Sánchez es la misma que mantuvo respecto al referendum de noviembre de 2014. Pedro Sánchez defiende que se reconozca “la realidad plurinacional del Estado”, pero ello no se traduce en “ningún cambio en el concepto de soberanía”. Desde Ferraz aseguran que el desafío catalán se debe abordar conjuntamente entre los partidos constitucionalistas, aunque algunos planteamientos sean distintos para cada fuerza política.

Podemos anunció que iba presentar una moción de censura contra el gobierno de Mariano Rajoy sin tener los apoyos necesarios y cuando el PSOE aun no había elegido a su secretario general. El PSOE de Sánchez, que no descarta en un futuro presentar su propia moción como líderes de la oposición, se inclina a abstenerse en la moción de censura de la formación morada.

En declaraciones a periodistas a las puertas del Congreso, el portavoz parlamentario provisional del PSOE, José Luis Ábalos, ha asegurado que “no será muy dificil” posicionarse. “Si uno no está de acuerdo con la alternativa, pero está absolutamente de acuerdo con el motivo, pues en esos términos nos definiremos”, ha declarado Ábalos.  La moción de censura de Podemos fue considerada por Susana Díaz como un “numerito”, y desde la gestora afirmaron que incluso reforzaba al PP en el gobierno. Sánchez y Fernández, el presidente de la gestora, acordaron que sería el Secretario General quien decidiera la posición del partido en la moción.

En la mesa del Congreso, a propuesta del PSOE se ha pactado junto a PP y Ciudadanos alargar las labores de la Comisión de Investigación sobre el posible uso partidista  del Ministerio del Interior por parte del ex ministro Jorge Fernández Díaz hasta el  31 de julio. Jose Luis Ábalos defiende que el trabajar en julio cuando la labor parlamentaria es mucho mas tranquila permite que “cunda más”.

Pedro Sánchez también se ha pronunciado sobre la dimisión del hasta hace unos días fiscal anticorrupción Manuel Moix, tras descubrirse que poseía el 25% de una sociedad en Panamá. Para Sánchez la renuncia llegó “tarde y mal” y a asegurado que las instituciones están pasando una “etapa negra”. Sánchez también ha recriminado a Rajoy que no esté tomando las medidas suficientes para lograr la regeneración.

Ignacio López Soláns

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *