Polémica por la financiación de los candidatos a liderar el PSOE

La financiación de las campañas electorales de los tres candidatos a la secretaría general del PSOE, Pedro Sanchez, Patxi López y Susana Diaz; ha suscitado un importante debate en el seno del partido durante los últimos días. Sánchez sufraga los gastos de su campaña mediante crownfounding, lo cual según la gestora podría ocasionar problemas jurídicos al partido, por lo que desde Ferraz han propuesto usar un sistema de cuentas bancarias, que López y Díaz han aceptado.

La Ley de Partidos contempla que “las cantidades donadas a los partidos políticos deberán abonarse en cuentas abiertas en entidades de crédito exclusivamente para dicho fin”. En base a esto, la gestora afirma que su voluntad es cumplir con la ley estipulada, y por ello han propuesto poner a disposición de cada candidato una cuenta de ingresos y otra de gastos con el fin de controlar la financiación y las donaciones.

Sin embargo, el equipo de Sánchez considera que existe un vacío legal, manifestando que la Ley de Partidos no estipula nada sobre la financiación durante el proceso anterior a la campaña oficial. Por ello, Sánchez pretende seguir empleando el crownfounding hasta que el proceso no comience formalmente, aunque la gestora le acuse de financiación ilegal y le haya exigido por burofax que cambie de método. Además, el equipo de Sánchez justifica su procedimiento en la supuesta falta de neutralidad de la gestora y el incumplimiento de la ley de protección de datos que supondría el cambio a un sistema bancario.

Neutralidad de la gestora

Precisamente la cuestión de la neutralidad de la gestora también ha generado controversia en las últimas semanas. La diputada Margarita Robles ha pedido que Mario Jiménez, portavoz de la gestora y del PSOE en el Parlamento de Andalucía, no participe en la organización de las primarias, asegurando que “la apariencia de imparcialidad es muy importante”. Desde el PSOE han exigido respeto para Jiménez y han recriminado a Robles “no ser militante” del partido.

El debate sobre las irregularidades en el censo electoral está camino de resolverse. Los sanchistas denunciaban problemas a la hora de realizar nuevas altas en algunas zonas, dejando caer la existencia de una gestión del censo en favor de Susana Díaz. En cuanto al sistema de voto, la gestora ha rechazado el voto telemático propuesto por Sánchez y López. Las primarias serán convocadas por la gestora en el Comité Federal del próximo 1 de abril.

En medio de los procesos internos que atraviesa el PSOE, la firma estadounidense Stussy ha convertido el logotipo del partido de los años 80 en un símbolo de la cultura hípster. La empresa ha comenzado a comercializar una camiseta con el icono socialista al precio de 34 dólares, a través de la web Urban Outfitters. El PSOE estudia denunciar a la firma americana en defensa de la marca del partido.

Una lucha a tres

El primero en dar el paso en la carrera por la secretaría general del partido fue Patxi López el pasado 15 de enero, con el objetivo de conducir al Partido Socialista a ser “una izquierda exigente, no una que actúa como analgésico de las políticas de la derecha”. López defiende un PSOE “que no se vaya al centro”, ni que se defina por “aliarse con Podemos”. López parte con una amplia experiencia en política nacional y regional, ya con 28 años fue diputado en el Congreso, y entre 2009 y 2012 fue Lehendakari del Gobierno Vasco.

Unas semanas después, el 28 de enero, Pedro Sánchez comunicó su intención de recuperar la secretaría general del Partido Socialista. Sánchez aseguró “tener más experiencia y ganas que nunca” y se posicionó como “el candidato de la militancia”. Sánchez ya se presentó a las primarias celebradas en 2014 tras la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba, cuando se enfrentó y venció a Eduardo Madina y Jose Antonio Pérez Tapias, pasando a ocupar la secretaría general del PSOE hasta su dimisión el pasado mes de octubre.

La última en tomar parte en la carrera por el liderazgo del PSOE ha sido Susana Díaz, quien presentará su candidatura de forma oficial el próximo 26 de marzo. Que la presidenta de la Junta de Andalucía pretendía moverse a Madrid era prácticamente indudable desde hacía meses. Hace tan solo unas semanas, Díaz declaró: “Tengo fuerza, tengo ilusión, tengo ganas, estoy animada y me encanta ganar”. La candidatura de Susana Díaz cuenta con el respaldo de numerosos altos cargos y diputados del Partido Socialista, entre ellos los ex presidentes Zapatero y González.

El PSOE teme que Sánchez emprenda una escisión si no gana las primarias. Los seguidores de Sánchez descartan esta variable, “salvo que las primarias no sean limpias y se perciba claramente un pucherazo”. Algo similar ocurrió en Francia, cuando el socialista Emmanuel Macron dejó el partido para montar su propia organización.

La disputa por el liderazgo se produce en uno de los momentos más complicados del partido en décadas. En las últimas elecciones generales el PSOE obtuvo sus perores resultados, y el abstenerse en votación de investidura de Mariano Rajoy generó una importante división interna y la dimisión del secretario general, Pedro Sánchez.

Ignacio López Soláns

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *