El Presidente de Perú indulta a Fujimori en el momento más delicado de su mandato

Ex Presidente Fujimori – Fuente: Getty

Alberto Fujimori ocupó la presidencia de la República de Perú durante la década de los noventa. Fujimori, con doble nacionalidad peruana y japonesa, venció en las urnas al literato Mario Vargas Llosa, en el año 1990. El gobierno de Fujimori se ha considerado de progreso para el país, pero también estuvo lleno de escándalos de carácter humanitario y de corrupcion, por lo que por muchos era tachado de dictador.

Los escándalos se tradujeron en condenas en prisión durante la década de los 2000. Tras intentar refugiarse en Japón y Chile, Fujimori fue finalmente condenado en 2007 a 25 años de prisión. Se le atribuyó responsabilidad en los delitos de asesinato con alevosía, secuestro agravado y lediones graves, por las matanzas de Barrios Altos, en 1991, y La Cantuta, en 1992. También fue culpado del secuestro de un empresario y un periodista. También se le condenó por los delitos de peculado doloso, apropiación de fondos públicos y falsedad ideológica en agravio del estado.

El 24 de diciembre de 2017, el actual Presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, decidió concederle el indulto. “Estoy convencido que quienes nos sentimos demócratas no debemos permitir que Alberto Fujimori muera en prisión porque la justicia no es venganza”, pronunció  Kuczynski poco después de hacerse pública su decisión.

“Se trata de la salud y las posibilidades de vida de un expresidente del Perú que habiendo cometido excesos y errores gravísimos fue sentenciado y ha cumplido ya doce años de condena”, se dijo desde el PPK (Peruanos por el Kambio), partido al que pertenece Kuczynski. El Presidente llevaba tiempo barajando tomar esta decisión, siendo para muchos en su entorno la única manera de aplacar la furia del fujimorismo, que controla en el Congreso 70 de los 130 diputados.

El expresidente Fujimori emitió un video por Facebook desde la clínica donde se encuentra ingresado. Sobre las condenas que pesaban sobre él, Fujimori evito admitir ningún delito, aunque pidió disculpas de forma más general: “reconozco que he defraudado también a otros compatriotas, a ellos les pido perdón de todo corazón”, afirmó en su comunicado, en el que también le agradeció al presidente  Kuczynski su decisión de indultarle.

El gobierno de Kuczynski se encontraba en un momento muy delicado, con dimisiones de ministros frecuentes y la propia continuidad del presidente en juego. La decisión del indulto podría desencadenar en un apoyo del fujimorismo al PPK, si bien el objetivo final del fujimorismo sería recuperar el poder, según señalan analistas del país. El indulto también es considerado por algunas voces como una decisión en contrapartida de la acción parlamentaria del fujimorismo, que evitó la destitución de Kuczynski tres días antes.

En los días siguientes  hubo diversas manifestaciones en las calles contra el indulto, que fueron disueltas por la policía con gases lacrimógenos. Tres miembros del PPK presentaron su dimisión tras conocerse la decisión.

Ignacio López Soláns

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *