El precio de la presidencia alemana

WDR/Herby Sachs

El 7 de febrero de 2018, Angela Merkel pacta con el



lider del SPD, Martin Schulz, quien le posibilita ser reelegida Canciller de Alemania. Tras meses de negociaciones, la gran coalición devuelve estabilidad a la política alemana y europea haciendo grandes concesiones y enfrentandose a la ultraderecha AfD, que entra por primera vez en el Bundestag.

El 24 de septiembre de 2017 se celebraron elecciones en la República Federal de Alemania, estos comicios se convocan tras finalizar el gobierno de Angela Merkel, una de las figuran más influyentes de la política europea y mundial. En estas votaciones, es el partido de Merkel, Unión Demócrata Cristiana o CDU quién vuelve a ganar las elecciones con 246 escaños de los 709 que conforma el parlamento alemán.

Los resultados reflejaban una pérdida de 65 escaños con respecto a la legislatura pasada y no permitían forman gobierno. El Partido Democrático Libre y el Partido de Los Verdes inician negociaciones con el partido ganador de las elecciones que duran hasta finales de noviembre, cuando el partido liberal decide retirarse de la mesa de negociación por discrepancias en temas de inmigración, medio ambiente y sobretodo, la falta de confianza en CDU que desintegra la llamada Coalición Jamaica.

En el mes de diciembre el Partido Socialdemócrata Alemán, SPD, se muestra receptivo para negociar una nueva gran coalición tras consultar con sus bases, finalmente el resultado de estas conversaciones se refleja el 7 de febrero de 2018. Donde, las negociaciones han concluido con un reparto de ministerios en los cuales, el SPD se asigna los Ministerios de Exteriores, Hacienda, Asuntos Sociales y Trabajo, Medio Ambiente, Familia y Justicia.

Por otro lado, el acuerdo señala que el CDU controlará la Cancillería Federal, además de los ministerios de Sanidad, Cultura, Economía, Defensa, Educación, y Agricultura. Angela Merkel se presentó a las elecciones del 24 de septiembre con sus socios bávaros, el Partido CSU o Unión Social Cristiana de Baviera, que serán quienes manejarán el Ministerio del Interior entre otros.

Tras la composición de la llamada Gran Coalición, Alemania se enfrenta a diversos desafíos que podrían tildar de cierta inestabilidad el gobierno de Merkel. Una nueva oposición, fin de la carrera política de algunos de sus dirigentes y nuevos retos a nivel nacional y europeo.

El acuerdo establecido entre el CDU, el CSU y el SPD conllevará una política europeista que apoye la integración cada vez más federal de los estados miembros de la Unión Europea, una inversión mayor en políticas sociales y desarrollo tecnológico. Además, de una restricción de las políticas migratorias del país.

El precio de la presidencia alemana, ha supuesto para Merkel grandes acuerdos y cesiones en las negociaciones tanto con ecologistas, liberales, como finalmente con los socialdemócratas. Ministerios, poder, gestión e influencia en el país sumadas a una oposición que le ha arrebatado gran parte de su electorado y que se ha perfilado extremista buscando alejar a Alemania del proyecto europeo.

La ultraderecha vuelve a Alemania

El ultraderechista Alternativa para Alemania, AfD, tras la creación de la coalición se transforma en el líder de la oposición siendo la tercera fuerza más votada tras los socialdemócratas. Es la primera vez que un partido de esta ideología entra en el Parlamento alemán desde la Segunda Guerra Mundial.

AfD, ya ha atacado al gobierno de Merkel desde sus ideología euroesceptica acusándole de expoliar Alemania en favor de la Unión Europea. Partido, que cuenta con 92 escaños, y que ve en las dificultades a la hora de formar gobierno por parte del resto de partidos de la Cámara un avance en escaños e influencia en la República Federal Alemana.

Eje Macron-Merkel

En 2017, Merkel ya anunció su intención de reforzar la unión entre París y Berlín dentro de las instituciones europeas. Macron y Merkel se enfrentan a un momento de crisis dentro de la Unión Europea que negocia la salida del Reino Unido de la Unión Europea, los nacionalismos como el catalán y las relaciones internacionales con Estados Unidos o Rusia se componen como retos a resolver por el Eje franco-alemán.

El 21 de enero de 2018, Merkel y Macron ratificaron su intención de firmar un nuevo Tratado del Elíseo con el objetivo de impulsar Europa, el Presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, anunció junto a la Canciller que “deseamos una Europa más unida, más eficaz, más protectora y más democrática, que se afiance en el mundo y que defienda sus valores”. Hasta ahora ambos lideres buscan crear una imagen de unidad y solo han tenido algunas diferencias a nivel europeo como las listas transeuropeas para conformar el Parlamento Europeo en 2019.

A pesar de esta discrepancia, Macron y Merkel enfrentan las cuestiones internacionales de forman conjunta, hoy, 27 de febrero de 2018, han alcanzado un acuerdo en el Consejo de Seguridad con Vladmir Putin con el objetivo de declarar el alto el fuego en Siria.

Carlos Sánchez de la Flor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *