El no a la moción de censura refuerza ambos bandos

La Vanguardia

El pasado martes tuvo lugar la reunión en la que se debatió la moción de censura en contra del actual presidente del gobierno, Mariano Rajoy presentada por Pablo Iglesias, anunciada en abril.

La moción de censura ase define en el Reglamento del Congreso como el mecanismo con el que la Cámara “puede exigir la responsabilidad política del Gobierno” forzando la salida del entonces presidente del Gobierno y presentando un sustituto.

Para presentarla, “Deberá ser propuesta, al menos, por la décima parte de los Diputados en escrito motivado dirigido a la Mesa del Congreso”, lo que supone un total de 35 diputados, cifra de sobre rebasada considerando los 71 diputados de Unidos Podemos.

Para que siga adelante, hace falta mayoría absoluta en el Congreso, esto es, la mitad de los escaños más uno o 176 diputados. Unidos Podemos tiene 71, así que necesitaría 105 más.

Como ya hemos comentado, para que la moción de censura sea efectiva, “habrá de incluir un candidato a la Presidencia del Gobierno que haya aceptado la candidatura”. Este fue uno de los primeros obstáculos que se encontraron al anunciar la moción de censura en abril, pues la formación morada no presentaba ningún candidato en su plan inicial, y las crisis internas que se estaban viviendo en el PSOE dificultaban la búsqueda de un líder en su partido. No obstante, más adelante en mismo Pablo Iglesias se ofreció como candidato para sustituir a Rajoy si la moción salía favorecida.

Tras los primeros sondeos, encontrábamos que un 46% de la población de mostraba a favor de la moción de censura en contra de Mariano Rajoy. Un 51%, por su parte, declaraba en contra. La apoyan, con mayor o menor intensidad, los votantes de izquierda (un 85% de los votantes de Podemos y un 54% de los del PSOE) y los jóvenes (un 61% de los que tienen entre 18 y 34 años frente al rechazo del 65% de los mayores de 65).

El PSOE rápidamente se abstuvo en la moción de censura presentada por el líder de Podemos, mostrando su negativa tanto a apoyar a Iglesias como presidente del Gobierno, como a posicionarse del lado de Rajoy, al que recrimina sus actos desde que ha llegado al poder, recordando los numerosos casos de corrupción que han salpicado al partido, y las promesas que ha incumplido. Para el PSOE, el presidente del Gobierno debería haber dimitido hace tiempo.

Como ya hemos adelantado, el debate de la moción de censura tuvo lugar el pasado martes, comenzando a las 9:00 en el Congreso de los Diputados. Comenzó con la intervención de la portavoz de Unidos podemos, Irene Montero, que promovió la moción a través de un agresivo discurso que tuvo unas dos horas de duración, y que levantó ampollas en la bancada azul. Contra todo pronóstico, el presidente del Gobierno ha tomado la palabra para responder. Tras varios turnos de réplica entre Montero y Rajoy, a las 12.23 ha llegado el turno de Pablo Iglesias, líder de Podemos y aspirante a la Presidencia del Gobierno.

En un discurso de casi tres horas, Iglesias ha criticado la gestión del Ejecutivo y ha desgranado los puntos más destacados de su programa político. “Hoy tenemos la oportunidad de hacer algo por el bien de España: echarles, sacar al PP de las instituciones. Va siendo hora de que dejen de gobernar ustedes y que lo haga alguien sin tantos amigos en la cárcel, señor presidente”, afirmaba Iglesias.

Acto seguido, Rajoy ha subido al estrado para replicar al líder de Podemos durante casi una hora. El presidente del gobierno replica que en Unidos Podemos “han degradado la moción de censura hasta convertirla en un instrumento más de agitación social”. Ocho turnos de réplica han enlazado ambos líderes hasta que la presidenta del Congreso ha suspendido la sesión.

Las redes sociales también han sido testigos de algunas tensiones entre los partidos. Un tweet lanzado desde la cuenta oficial del Partido Popular en el que se muestra de manera implícita una queja al discurso de Irene Montero, pidiendo la vuelta de Iñigo Errejón, anterior portavoz del partido, fue el detonante de una guerra en las redes, en la que el mismo Íñigo respondió haciendo alusión a Soto del Real, la cárcel en la que se encuentran algunos diputados del PP como Ignacio González; o Jordi Pujol Ferrusola, vinculado con el partido

Pablo Iglesias y Albert Rivera abrieron la segunda parte del debate, comenzado alrededor de las 18:00, con un duro enfrentamiento en el que intercambiaron descalificaciones mas allá de sus acciones políticas. Se han acusado de cínicos, de mentir y de no estar aportando ideas para el sostenimiento del país, entre otras

Desde los grupos mixtos, muchos han mostrado su desaprobación de la mocion de censura. Marian Beitialarrangoitia, de Bildu, le replicó a Iglesias : No puede pedirnos un cheque en blanco, díganos, ¿cuál es su modelo de Estado?”

La mayor parte de los portavoces han criticado la iniciativa de Pablo Iglesias por presentar una moción de censura que “no va a llegar a ningún lado”. Iñigo Alli, de UPN, alegó que “esta moción de censura supone una pérdida de tiempo para todos los españoles”.

Por el otro lado, algunos como Joan Baldoví, de Compromís, mostraron su apoyo al líder de la formación morada: “Nosotros votaremos con convicción que sí a esta moción de censura y está más que justificada”

El debate a finalizado con la derrota de la moción de censura, aunque no ha sido una derrota al uso. La moción de censura ha reforzado a ambos líderes, al Partido Popular como el único Gobierno posible de momento, y a Podemos como la más firme oposición de este Gobierno. Tras el debate, la moción sumó 15 votos los de ERC, Bildu y Compromís, hasta sumar 82 síes, 170 noes y 97 abstenciones.

El 76% de los diputados impidió este miércoles —con su voto en contra o abstención— que Pablo Iglesias sea presidente del Gobierno. Aunque la mayoría de los grupos son críticos con Mariano Rajoy, solo Podemos y sus confluencias y Compromís, ERC y Bildu han apoyado la moción de censura de Iglesias. Se han abstenido PSOE, PNV y PDeCAT. El PP solo ha tenido el respaldo expreso de Ciudadanos y Coalición Canaria, sus aliados desde la investidura.

Carla Muñoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *