El máster fantasma de Cristina Cifuentes

Comparecencia del rector de la Universidad Rey Juan Carlos | A. Salvador
Comparecencia del rector de la Universidad Rey Juan Carlos | A. Salvador

El miércoles por la mañana, eldiario.es publicaba a primera hora una información que ha desencadenado una crisis política sin precedentes en la Comunidad de Madrid y ha puesto en jaque la permanencia del PP en el Gobierno regional: Cristina Cifuentes habría obtenido un máster en Derecho Autonómico por la Universidad Rey Juan Carlos de manera irregular.

Los hechos se remontan a 2014, cuando la funcionaria Amalia Calonge, accedió al sistema informático la universidad para cambiar dos calificaciones de dos asignaturas; una de ellas, el trabajo de fin de máster (TFM), imprescindible para obtener el título. Cifuentes se había matriculado en el master de Derecho Autonómico en el curso académico 2011-2012, pero no se presentó, supuestamente, a esas asignaturas, porque según las capturas que publicó eldiario.es, las dos materias aparecían como “no presentadas” y fueron cambiadas a una calificación de 7’5, según confirma el registro informático de la URJC. La funcionaria que realizó la modificación pertenecía, además, a otro campus distinto al que se realiza el master. Además, según pudo saber el citado diario, hasta la tarde del lunes la funcionaria tenía en su perfil de WhatsApp una foto con Cifuentes.

En un primer momento, antes de que la noticia saliese a la luz, fuentes cercanas a la presidenta de la Comunidad de Madrid se apresuraron en asegurar que Cifuentes “se había dejado esas dos asignaturas” y que “no conocía de nada a la funcionaria que había realizado el cambio”. Sin embargo, el revuelo mediático que se formó a partir de la publicación de la noticia la mañana del miércoles, provocó la inmediata comparecencia del rector de la URJC, Javier Ramos, del director del máster, Enrique Álvarez Conde y el profesor de una de las dos asignatura que Cifuentes no había cursado, Pablo Chico, que contradijeron la versión del equipo de Cifuentes y afirmaron que la entonces delegada del Gobierno en Madrid sí que aprobó todas las asignaturas. Tanto Ramos como los dos catedráticos afirmaron rotundamente que todo se habría tratado de un “error de transcripción” de las notas, aunque ninguno supo responder por qué Cifuentes había logrado realizar el TFM sin haber aprobado previamente todas las asignaturas del itinerario, condición sine qua non para poder hacerlo. El diario.es siguió publicando en horas posteriores que Cifuentes se matriculó en dos ocasiones para hacer el TFM, una en la fecha ordinaria, y otra, en septiembre, a pesar de que supuestamente, Cifuentes lo habría defendido en julio. La presidenta alegó posteriormente que fue una “penalización”, aunque no supo explicar la incongruencia y variación de fechas. Además, también publicó que los dos profesores que salieron en rueda de prensa junto al rector de la URJC habían ocupado altos cargos en el Partido Popular pese a que éstos habían afirmado ante los medios que no recordaban a Cifuentes ni la conocían.

Cerca de las 9 de la noche, la presidenta autonómica envió a los medios de comunicación varios documentos que probarían que sí que realizó el master: la carta de pago de la universidad, el acta del trabajo de Fin de Master, el certificado académico de notas y el email donde el profesor exigía a la funcionaria que cambiase la nota por error, entre otros. Sin embargo, no aportó la prueba fundamental que desmentiría toda la información publicada: su Trabajo de Fin de Master. Además, en los documentos había incoherencias y fallos de coincidencia de fechas y datos. Entre otros, el email que aparecía reflejado en uno de los documentos era el de Cifuentes cuando aún era diputada en la Asamblea de Madrid, pero a mediados de 2012 ya no ocupaba el cargo por ser delegada del Gobierno en Madrid.

Por su fuera poco, eldiario.es publicó al día siguiente que el tribunal ante el que supuestamente Cifuentes defendió su TFM era ilegal, puesto que la normativa exige que al menos una de los catedráticos que lo componen no forme parte del centro universitario, cosa que no ocurría con ninguna de las tres profesoras que lo formaban. Además, también se desveló que en el curso académico 2011-2012 el director del master no era Enrique Álvarez Conde, sino la profesora Cecilia Rosado Villaverde, tal y como figuraba en los registros de la web de la universidad por aquel entonces.

La oposición pide explicaciones

Pese a que desde el gobierno regional alegan que al polémica ya está zanjada, la oposición en la Asamblea de Madrid quiere conocer qué ha ocurrido en profundidad y piden explicaciones a la presidenta. De hecho, Cifuentes tendrá que comparecer tras la Semana Santa ante el parlamento regional para dar explicaciones sobre este asunto. Ciudadanos pidió prudencia y exigió explicaciones firmes a la presidenta. Podemos hizo una petición similar y el secretario general del PSOE de Madrid, José Manuel Franco, amagó incluso con presentar una moción de censura si las explicaciones de Cifuentes no les convencían.

Pablo Torres Yébenes

One thought on “El máster fantasma de Cristina Cifuentes”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *