El Independentismo planea una querella contra la justicia española

Roger Torrent
El presidente del parlament, Roger Torrent. Foto: EFE/AD

La Mesa del Parlament acordó el viernes por mayoría independentista en una reunión extraordinaria que la Cámara catalana presente una querella contra el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena. La iniciativa, propuesta por el presidente del parlament, Roger Torrent, prosigue a la negativa del magistrado a la salida de prisión de Jordi Sànchez para participar en un pleno de investidura que debía celebrarse el viernes. Finalmente, la sesión fue cancelada.

Ya son cuatro las sesiones de investidura canceladas: la primera, el 30 de enero para investir a Puigdemont; la segunda, el 12 de marzo para investir a Jordi Sànchez; y la tercera, la segunda votación de Turull del 22 de marzo. Fue tras la suspensión de la sesión cuando Torrent anunció una reunión extraordinaria para responder a la “vulneración de derechos del Tribunal Supremo”, de la que ha surgido la idea de imponer una querella contra el tribunal. Dicha querella se interpondría contra Llarena, aunque podría abrirse a todos los magistrados de la Sala Penal del Supremo; y ya ha sido encargada a los servicios jurídicos, si bien es cierto que se han mostrado bastante reticentes a elaborarla. Además, expertos judiciales han indicado la inconsistencia de una querella contra Llarena, a la que le han restado relevancia. No obstante, resaltan que un pleito de estas características podría dificultar las relaciones entre las instituciones catalanas.

El magistrado del Supremo mantiene sus explicaciones. Llarena considera que hay riesgo de reiteración delictiva ante una hipotética presidencia Sànchez. Según el juez, su mandato presidencial podría orientarse “hacia el quebranto de un orden constitucional por el que cualquier elector entiende que debe desarrollarse su representación democrática”, posición similar a la sostenida en marzo cuando a Sànchez ya se le denegó su salida de prisión.

Desde la oposición, Ciudadanos pide orden: “Los partidos independentistas sabían que Sánchez no podría ser investido. Pido a R. Torrent que deje de usar el Parlament para alargar el procés, que desconvoque el pleno de mañana y que proponga de una vez un candidato sin cargas judiciales. Necesitamos realismo, seny y convivencia”, escribió en twitter Inés Arrimadás, líder de la formación naranja en Cataluña. Por otro lado, desde el Gobierno Central el presidente Mariano Rajoy, ha señalado las consecuencias que una querella parlamentaria contra el Supremo conlleva, pues “se puede incurrir en malversación de caudales públicos”. “Como dirigente público, lo que tiene que hacer el Parlamento de Cataluña es elegir a un presidente de la Generalitat”, sentenció.

Nueva fase en el caso contra el procés

Novedades en el caso contra el procés. Este lunes comienza una nueva fase judicial para los procesados por rebelión y sedición tanto en el Tribunal Supremo como en la Audiencia Nacional. En el Supremo, el magistrado Llarena, y en la Audiencia, la instructora Carmen Lamela, comienzan las declaraciones indagatorias de los investigados procesados.

Tras esta fase, la Sala de lo Penal ratificará o modificará el auto de procesamiento. Si el Tribunal Supremo da el visto bueno, se procederá a dictar el auto de conclusión. Es entonces cuando la Abogacía del Estado, la Fiscalía y la acusación representada por la formación Vox presentarán sus escritos de acusación. En ellos se conocerán las penas a las que se enfrentan los acusados.

Las consecuencias de la cuestión catalana: UGT y CCOO se hunden en Cataluña

La división de la política catalana está teniendo también sus efectos en los sindicatos de trabajadores. UGT y CCOO han admitido que en sus delegaciones catalanas existe un “cierto malestar interno”, lo que ha llevado a una pérdida de afiliados. Según señaló la portavoz de CCOO en Cataluña, Montse Ros, más de 500 personas se dieron de baja el año pasado. El motivo de las bajas, la posición del sindicato en el proceso independentista catalán: “Aproximadamente una mitad pensaba que éramos demasiado cercanos al independentismo y los demás que éramos unionistas”, explica Ros. Asimismo, en 2017, UGT redujo su representación sindical en las administraciones públicas catalanas en más de la mitad; algo menos en el caso de CCOO.

Este fin de semana se manifestaron en Barcelona junto al independentismo en una movilización convocada por ANC y Òmnium en defensa de los dirigentes catalanes encarcelados. Desde las organizaciones territoriales anexas prefieren que UGT y CCOO se mantengan al margen.

Miguel Nadal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *