El Gobierno estudiará el traslado de los políticos catalanes presos

Portavoz del Gobierno
Isabel Celaá, ministra de educación y portavoz del Gobierno de Sánchez, tras la reunión del Consejo de Ministras. Foto: Pool/JMCuadrado

A falta de una primera reunión, las intenciones del ejecutivo central y los reclamos del Gobierno de Torra ya están siendo lanzados por unos y recogidos por otros. La cuestión soberanista de Cataluña es uno de las principales crisis a los que el Gobierno de Sánchez va a tener que hacer frente hasta el término de la legislatura. De momento, el gobierno central ya plantea cambios. Así pues, Sánchez estudiará el traslado a Cataluña de los políticos catalanes presos en Madrid cuando finalice la instrucción.

El 26 de junio es la fecha prevista para la conclusión de esta fase y entonces se analizará el traslado. De esta manera lo aseguró esta semana la portavoz del nuevo ejecutivo, Isabel Celaá, que dice ser una “decisión del juez” la prisión en la que deben permanecer los dirigentes del procés durante la instrucción, generalmente cerca en caso de que haya que aplicar dirigencias. Los amplios matices de esta situación son una de las variables que la portavoz ha querido resaltar: “El Gobierno, y supongo que también el juez Llarena, son conscientes de que los presos provisionales están a disposición del juez instructor. Una vez que han finalizado ya las diligencias, pueden ya ser transportados y ya están bajo la competencia de Instituciones Penitenciarias”. A la espera del 26 de junio, la ministra portavoz afirmó que “se evaluará y se actuará por el bien de todos” cuando llegue el momento.

Ante los primeros pasos del gobierno Central hacia la cuestión catalana el Govern no tiene pensado dar tregua. De hecho, el presidente del parlament, Torrent, habla de “retórica” inservible en las palabras del nuevo Gobierno y pide que se acompañe de hechos: “No nos regimos por actuaciones simbólicas ni declaraciones, sino por los hechos. Veremos cuáles son las acciones y si hay un cambio de actitud o no”. Un cambio de actitud que para Torrent se verá en el “trato de los políticos encarcelados y en el exilio”.

El President Quim Torra, por su parte” ha reclamado a Sánchez la retirada del decreto aprobado el Gobierno de Rajoy para facilitar la fuga de empresas fuera de Cataluña. En el Encuentro Empresarial de Lleida, ante más de 600 empresarios, el President ha querido recordar el déficit fiscal del 8% que merma su economía y que no verá mejora bajo el decreto. Por ello, no ha dudado en apelar al diálogo con el nuevo Gobierno para tratar esa y otras cuestiones, aunque para Torra “la independencia es irreversible”.

De este modo, ante una aparente volutad de diálogo, la portavoz Celaá señaló tras el último Consejo de Ministras que la reunión entre Sánchez y Torra tendrá lugar “antes de verano”.

La disputa por el control de los medios de comunicación públicos catalanes

Junts per Cat ha planteado a ERC un cambio en la aplicación de la Ley de Corporación Catalana para seguir manteniendo su control sobre TV3 y Catalunya Ràdio. Todos los grupos parlamentarios aprobaron por unanimidad en julio del año pasado una serie de cambios en la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) para conformar un consejo de entre cinco y siete miembros. Ahora, Junts Per Cat, pese a ser el segundo de la cámara, por detrás de Ciudadanos, quiere asegurarse la mayoría en el consejo.

Edificio de TV3
Edificio de TV3, la televisión pública catalana.

Se trata de una propuesta tomada a raíz de los ajustados resultados de la agrupación independentista en las últimas elecciones autonómicas, que podrían hacerles perder el control sobre los medios de comunicación públicos de la comunidad. El planteamiento, con intención de seguir adelante, no ha sentado nada bien en las bancadas de ERC, pues los de Junts también quieren reservarse el derecho de veto a los consejeros propuestos por los republicanos y al futuro presidente de TV3.

La CCMA es el contrafuerte del sector audiovisual catalán. La empresa pública controla el 30% de la agencia de noticias ACN, cuyo poder institucional es clave en la configuración de la propaganda electoral. Sin la modificación esbozada por Torra y los suyos, el nuevo consejo se compondría de seis sillas: Dos para Junts per Cat y el resto para cada uno de los grupos de la cámara: Cs, ERC, PSC y los Comunes.

Miguel Nadal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *