El Girona acaba con la racha de doce partidos invictos del Huesca

El Huesca no pudo continuar con su racha de doce partidos invictos y perdió 1-3 contra el Girona en el Municipal de Montilivi. Con este resultado, el equipo oscense continúa en playoffs con 55 puntos, a solo tres puntos del Cádiz, que se encuentra en la quinta posición.

El equipo llegaba al partido tras doce partidos sin conocer la derrota, en plena lucha por seguir con el sueño de luchar por el ascenso a través de los playoffs. Por otro lado, el Girona llegaba de haber ganado en el campo del Lugo, permitiéndole continuar en la segunda posición para el ascenso directo a Primera División.

El entrenador del Huesca, Anquela, advirtió de la dificultad del rival: “El Girona es muy buen equipo, aquí nos ganó, y bien ganado. Están segundos y tienen un sistema que lo ejecutan a la perfección”. A lo que añadió: “Los números están ahí, los dos últimos años se quedó a nada de subir a Primera División, es un equipo que todo lo que está haciendo, lo está haciendo muy bien, y ejecutan las ordenes de Pablo (entrenador del Girona) a las mil maravillas”.

En cuanto a la situación del equipo, Anquela recalcó: “Creo que estamos bien, el equipo está con mucha ilusión y ganas de seguir trabajando, pero siempre desde la humildad y el saber de los terrenos que pisamos. Debemos seguir peleando, siendo equipo, todos juntos, y poniendo las cosas difíciles a los rivales como lo estamos haciendo”.

Anquela saludando a Pablo Machín. Twitter Huesca

El técnico azulgrana recuperaba a Melero y Aguilera, que fueron incluidos en el once inicial. La primera parte comenzó con el control del partido por parte del Huesca, que se consolidó tras un remate por parte de Vinicius que a punto estuvo de darle el primer gol al equipo oscense, pero fue al palo. Desde esa ocasión, el Girona despertó en el partido y en dos minutos, el equipo catalán lograba dos tantos muy valiosos.

El primero fue obra de Cristian Portugues, en el minuto 39, quien aprovechó un balón dividido para adelantarse a la entrada del Huesca, consiguiendo así realizar un gran sprint hacia la portería que culminó con una gran definición.

El segundo llegó en el minuto 41, tras un penalti transformado por Sandaza, el cual lo ejecutó demasiado centrado, pero el portero no logró despejar el balón, poniendo el 2-0 en el luminoso. Sin embargo, el Huesca no se rindió y de la mano de Samu Sáiz, llegó el 2-1 tras un auténtico golazo desde fuera del área que entro por la escuadra izquierda del portero.

Samu Saíz, autor del gol para el Huesca. Fuente: Twitter Huesca

Finalmente, la primera parte acabaría sin más movimientos en el marcador, colocando un 2-1 en el luminoso que permitía al Huesca soñar con un empate como mínimo para seguir con la buena racha del equipo.

La segunda parte se inició con un claro dominio de nuevo del equipo azulgrana. Ya al final del partido, el equipo catalán se metió casi en su propia área a defender, lo que hizo que Anquela realizase cambios buscando ese gol que situase el empate en el marcador. Los cambios fueron el extremo Álvaro Vadillo y Borja Lázaro. Íñigo López tuvo la ocasión para lograr las tablas en un remate de cabeza que el portero local conseguía parar, justo en la línea de gol. El último cambio se realizó en el minuto 85, donde Sastre sustituía a Carlos David.

Sin embargo, con el Huesca volcado al ataque, el Girona encontró espacios para sentenciar el partido y con el partido casi ya acabado, Sandaza firmó un doblete al marcar en el minuto 94 tras un balón que le dejó solo delante del portero.

A pesar de la derrota, no se le puede reprochar nada a un Huesca que lo intentó de todas las maneras, que fue fiel a su estilo y que demostró que no se deba por vencido en ningún momento. Sin duda, un resultado demasiado abultado para lo que fue el partido, pero que hace que los tres puntos se queden en Girona.

Al finalizar el partido, Anquela analizó el encuentro: “He visto un partido bastante más igualado de lo que dice el resultado. En un minuto se nos ha complicado todo, pero el equipo ha empujado hasta el último segundo y no hemos empatado de milagro”

En cuanto a la derrota, afirmó: “Es evidente que uno cuando pierde no puede estar contento, pero en líneas generales y en la inmensa mayoría de todo lo que un partido de futbol conlleva, es para estar contento”.

Con esta derrota, el Huesca pone fin a su racha de doce partidos seguidos sin perder, pero esta no le impide seguir en posición de playoffs, con un colchón de dos puntos sobre el séptimo clasificado, el Real Valladolid.

El próximo partido será contra el Tenerife en El Alcoraz, sin duda un auténtico duelo donde se enfrentarán dos aspirantes al ascenso a Primera División. La directiva, sabedora de la importancia del partido, ha invitado a la afición a acudir al estadio, con unos precios muy económicos, con entradas desde diez euros.

Pablo Palomares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *