El fracaso de Donald Trump

CNN

Donald Trump sigue dando de qué hablar. En sus casi seis meses de mandato solo ha recibido rechazos y descontentos por la mayor parte de la población mundial y de los dirigentes de su propio país. A su fracaso en las decisiones de política interna, se suman la nefasta relación y las sanciones económicas impuestas a varios países. Durante las elecciones presidenciales, su mayor objetivo fue el romper con la reforma sanitaria liderada por el ex presidente Obama, la Obamacare. El legado de Barack Obama es mucho más fuerte de lo que Trump pensaba y, por mucho que le pese, el recuerdo de Obama siempre estará presente en su política y, muchas veces, por encima de él.

Los legisladores republicanos fracasaron el martes en su intento de acabar con la política Obamacare e instaurar una reforma sanitaria propia. Ante este giro en su política, Trump va a tomar medidas, quizás, no muy recomendables. Tal y como prometió, en ningún momento va a defender la reforma de Barack Obama. En sus declaraciones a los periodistas, explicó que va a dejar que esa reforma se hunda, pierda todos sus fondos, ventajas y desventajas. Quiere acabar con un sistema económico para que los demócratas sean los que le pidan ayuda. La realidad es que Donald Trump es el presidente de un país democrático, donde las decisiones se toman de manera legal y contando con el apoyo de todos los cargos necesarios. Lisa Kopp, jefe de inversiones tradicionales de U.S Bank Wealth Management ha declarado: “Que no se haya aprobado la ley de salud plantea algunas preocupaciones sobre la capacidad de Washington para impulsar políticas fiscales favorables”.

El hecho de que se haya rechazado su propuesta de acabar con la Obamacare puede poner en duda su política. La toma de decisiones de Donald Trump no ha hecho más que empezar, y los fracasos a sus reformas pueden provocar el rechazo a las futuras leyes. Los republicanos presentaron un plan presupuestario para 2018 que lograría recortar el desembolso fiscal en 203.000 millones de dólares en una única década. Si la Oficina de Presupuestos del Congreso considera que esta iniciativa no aumentará el déficit fiscal, se podría aprobar con mayoría simple en el Senado, es decir, sin el apoyo de los demócratas. De lo contrario, se necesitará convencer a la oposición para lograr 60 votos en la Cámara Alta.

Política exterior de Donald Trump

Donald Trump continúa involucrándose en las relaciones internacionales. La situación en Venezuela es insostenible: muertes, represión, pobreza… Cada vez son más los países del mundo que exigen a Nicolás Maduro un cambio en el gobierno y que se haga cumplir la política democrática. El presidente de Estados Unidos, por su parte, ha amenazado al país con sanciones económicas y políticas si se decide celebrar, finalmente, la Asamblea Constituyente el próximo 30 de julio. Según la oposición, esta Asamblea supondría una continuación del autogolpe de Estado de Venezuela.

“El pueblo venezolano repitió de manera clara que apoyan la democracia, la libertad y la ley. Sin embargo sus acciones valientes y rotundas siguen siendo ignoradas por un líder malo que sueña con convertirse en un dictador”, explicó Trump.

El presidente de Venezuela desafió a Estados Unidos y aseguró que sí se va a celebrar la Asamblea Constituyente, con el objetivo de reescribir la Constitución venezolana. “A nuestra patria no le da órdenes ni la gobierna ningún gobierno extranjero”, escribió Maduro en su cuenta de Twitter.

Paralelamente a Venezuela, su relación con Siria sigue siendo uno de los objetivos de Estados Unidos. Trump ha decidido mantener el acuerdo sobre el programa nuclear iraní, aunque también habrá nuevas sanciones por el programa de misiles balísticos y sus actividades militares en Oriente Medio. “Estados Unidos continúa profundamente preocupado sobre las perniciosas actividades de Irán a través de Medio Oriente que minan la estabilidad, seguridad y prosperidad de la región”, dijo el departamento de Estado.

Sin duda y, por mucho tiempo que pase, Donald Trump va a ser una de las figuras más mediáticas y discutidas. ¿Cuál será su próxima decisión?

Ana Calvo García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *