El duelo de Estados Unidos

El uso de la fuerza de Estados Unidos hace que la lista de sus países enemigos aumente. Los Estados Unidos de Donald Trump, la Rusia de Vladimir Putin y la Corea del Norte de King Jong-un quieren demostrar su poderío y su dominio. El pasado 7 de abril, Estados Unidos lanzó 59 misiles con una carga explosiva de 500 kg por pieza sobre la base aérea de al-Shayrat, situada en las afueras de la ciudad de Homs, Siria. Las relaciones entre estos tres países cada vez están más rotas. Rusia e Irán han advertido al país americano de represalias si vuelve a atacar Siria. Corea del Norte, por su parte, dice estar preparada para una guerra nuclear contra Estados Unidos. El ministerio de exteriores ruso declaró que las relaciones entre Rusia y EEUU viven su momento más complicado desde el final de la Guerra Fría.

A pesar de la supuesta buena relación existente entre Rusia y Estados Unidos durante la candidatura de Donald Trump y en el inicio de su presidencia con el supuesto espionaje, actualmente sufren una relación peligrosa y de desengaño. “Lo que Estados Unidos ha perpetrado es una agresión contra Siria que cruza las líneas rojas. A partir de ahora responderemos con fuerza a cualquier agresor o cualquier violación de las líneas rojas de quien quiera que sea, y América conoce nuestra capacidad de responder bien”, incluye un comunicado emitido por Rusia. Estados Unidos declaró que había efectuado el bombardeo porque culpan al gobierno sirio del ataque en el que se emplearon armas químicas. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró: “Francamente, Putin respalda una persona que es realmente una mala persona… si Rusia no se hubiera metido y no respaldara a este animal, no tendría problemas en este momento”.

La situación para los ciudadanos rusos es muy preocupante. De hecho, ya son más del 30% los rusos que piensan que o bien ya ha empezado o bien puede existir una guerra entre su país y Estados Unidos, frente al 20% que se lo figuraba en el 2014. “Hoy en día, los rusos tienen peor actitud hacia el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que el mes anterior. Evaluaciones negativas aumentaron del 7 % al 39 %, mientras que las evaluaciones positivas cayeron del 38 % al 13 %”, precisa VCIOM.

La relación de Estados Unidos no solo se ha deteriorado con Rusia por los ataques a Siria, sino también se ha agravado aún más con Corea del Norte. A comienzos del mes de marzo, Corea del Norte lanzó cuatro misiles balísticos al mar de Japón. Así lo confirmó el primer ministro japonés, Shinzo Abe, que consideró que la acción “claramente indica una nueva amenaza” por parte del régimen de Pyongyang (capital). Con este hecho, también está poniendo a prueba a la nueva Administración y al servicio armamentístico de Estados Unidos.

Por su parte, Rusia, no ajena a estos problemas, advirtió de que las recientes tensiones en la península coreana podrían desembocar en un grave enfrentamiento entre Washington y Pyongyang. El viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Ryabko, resaltó: “Lamento constatar que el riesgo de una colisión grave en esta región ha aumentado considerablemente”. El canciller ruso Serguei Lavrov pidió a Estados Unidos que no responda de manera violenta a las acciones tomadas por Corea del Norte, por el fin de evitar cualquier tipo de conflicto.

Corea del Norte respondió a Estados Unidos de una manera segura y desafiante. “Estamos preparados para responder a una guerra total con una guerra total y estamos listos para responder con ataques nucleares propios a cualquier ataque nuclear”, explicó Choe Ryong Hae, vicepresidente de la Comisión de Asuntos de Estado de Corea del Norte. El pasado 20 de abril, se publicó una nueva advertencia por parte de Corea del Norte, que alertaba al país americano de un ataque inminente: “No os metáis con nosotros”, incluyó el artículo. EEUU, por su parte, continúa con las provocaciones. Hace 10 días vendió al mundo que estaba preparando una ofensiva importante a Corea del Norte, sin embargo, en realidad estaban realizando unas maniobras conjuntas con Australia en el Océano Índico.

Además, el país asiático proyectó la recreación de un ataque con misiles sobre una ciudad de Estados Unidos durante un acto celebrado en Pyongyang. El montaje mostraba un misil balístico disparado por Corea del Norte que supuestamente cruza el Océano Pacífico y golpea una ciudad no identificada de Estados Unidos. El video incluye la presencia de la bandera estadounidense en llamas sobre un cementerio. A esto se suma la posibilidad de que el régimen de Kim Jong-un realice una nueva detonación atómica subterránea en los próximos días. China parece estar inclinándose más por el país americano y dejando de lado al que era su aliado, a pesar de que ha declarado en todo momento su negativa a un enfrentamiento bélico entre ambos países.

Estados Unidos vuelve, una vez más, a ser noticia. Ya no solo están presentes los problemas de carácter interno, donde el presidente sigue impartiendo vetos y censuras. Ahora la trama es mucho más extensa, tal vez universal. En los pocos meses del mandato de Trump, las relaciones con otros países se han desvanecido por completo. El país americano solo se preocupa por tener un servicio militar y una defensa lo suficiente fuerte, para lo que invirtió más de 50 millones de euros para su rearme. Estas preparaciones obligan a la desconfianza por parte del resto del mundo, especialmente de los lugares donde el desamparo es evidente. Si la situación de estos tres grandes países continua, ¿estaremos ante una Tercera Guerra Mundial?

Ana Calvo García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *