El Brexit vuelve a protagonizar una Cumbre Europea en la que apenas apareció Cataluña

Jean-Claud Juncker/ EFE-Servicio Fotográfico de la Eurocámara

El breixit ha vuelto a ser el tema central en la Cumbre Europea celebrada entre el 18 y 19 de octubre. En el encuentro se acordó comenzar las negociaciones para definir cuales serán las relaciones entre la Unión y el Reino Unido una vez consumado el breixit, un horizonte aun lejano y complicado por la discutida factura que el país saliente deberá abonar al grupo. Si bien Cataluña no estaba en la agenda del día, algunos mandatarios sí mencionaron el tema en estas jornadas.

“Aunque el progreso no es suficiente, esto no significa que no haya ningún progreso. El Consejo ha acordado empezar la preparación interna para la discusión sobre el marco para la futura relación y los acuerdos transitorios”, aseveró el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien aseguró que era “exagerado” decir que la negociación se encuentre atascada, expresión que sí habría usado  Michel Barnier, negociador de la Unión Europea para el breixit.

Sin embargo, Jean-Claude Juncker, el presidente de la Comisión Europea, parece tener un punto de vista más similar al de Barnier. Juncker señaló que si Bernier había usado el término “atascada” tres veces, él “lo habría empleado cuatro veces”. Lo que está dificultando las negociaciones son los compromisos de pago que los 27 países que quedarán en la Unión tras la salida del Reino Unido reclaman a Londres.

Pese a que el avance pueda estar siendo más lento de lo previsto, algunos líderes destacan los pasos que se están dando: “Desde hace semanas hay una buena voluntad del lado británico pero hay que progresar mucho todavía”, afirmó el presidente de Francia, Emmanuel Macron. “Mi sentimiento es que ambos lados presentan solo buena voluntad”, valoró el presidente del Consejo Europeo. La primera ministra británica, Theresa May, se habría impuesto al ala más conservadora de su partido para acercar posiciones con la Unión.

May dejó claro que tiene un interés por mantener la relación con el resto de países de la Unión Europea tras el breixit: “Nuestra relación no terminará en marzo de 2019. Compartimos intereses y valores y tenemos desafíos comunes que debemos abordar juntos”.  “Los europeos compartimos los mismos valores, pero también desafíos comunes, como la seguridad y la defensa o la inmigración, sobre los que tendremos que seguir trabajando juntos”, añadió la presidenta británica.

Tal y como quería Mariano Rajoy, la cuestión catalana no fue incluida en el orden del día de la Cumbre. Sin embargo, fue la canciller alemana, Angela Merkel, quien se interesó y preguntó a Tusk si se iba a abordar el tema. El presidente del Consejo respetó la voluntad de Rajoy y no se trató la cuestión de manera oficial. “Está muy claro que apoyamos a Rajoy y a la Constitución española. No queremos interferir”, afirmaron desde el gobierno de Alemania.

Emmanuel Macron también mostró un apoyo firme al gobierno español, llegando a asegurar que la cumbre iba a mandar “un mensaje de unidad en torno a España”. Otros dirigentes también hicieron lo propio,  como el luxemburgués Xavier Bettel o el esloveno Miro Cerar, quien aseguró que el tema de Cataluña no se pude equiparar a la independencia de su país con Yugoslavia.

Los líderes reunidos también apoyaron la “Agenda de los Líderes”, una propuesta de Tusk que pide centrarse en cuestiones prioritarias, como la reforma de la eurozona o la crisis migratoria, para los próximos dos años.

Ignacio López Soláns

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *