EDITORIAL: Rumbo a lo desconocido en la política española

La Sexta

La política española cada vez está más resquebrajada. La corrupción ha hecho que los españoles cada vez desconfíen más de los políticos. El Caso Gürtel que salpicó al PP fue el inicio de esta polémica. Correa, Bárcenas, Rita Barberá… todos han ido cayendo poco a poco, algunos de ellos, mano derecha de Mariano Rajoy y del Partido Popular. Una confianza ciega que se tenía en ellos hasta el punto de mandarles ánimos al ser acusados y prometer que se haría todo lo que se pudiera para solucionar el problema. La lista de acusados de corrupción cada vez se hace más larga, y ha llegado el momento de ver la realidad: el presidente del gobierno ha tenido que declarar como testigo de toda esta trama. Fue una decisión sin precedentes en la política española: Rajoy ha sido el primero que ha tenido que testificar en persona en un problema de corrupción.

El presidente, lejos de verlo como un problema, se ha mostrado orgulloso de colaborar con la justicia. El descontento ante sus declaraciones ha sido prácticamente global y la oposición, en representación de todos aquellos damnificados, exige que se tomen represalias inmediatas.

Consideran que en muchas ocasiones el trato fue privilegiado y tampoco se comprende que un presidente tenga que acudir a un Tribunal y no haya consecuencias de ningún tipo. Rajoy basó sus argumentos en que él no se involucraba en los asuntos económicos de su partido y que ni siquiera conocía personalmente a Correa. La oposición le ha pedido que presente su dimisión.

Lo desconocido y lo oscuro de la corrupción y de la política española están ensuciando todo el sistema. En la declaración, basó sus argumentos en ironías al jurado y en el desconocimiento del tema y de algunos de los imputados. La realidad es que un Presidente del Gobierno debería responder por y para su gobierno, y sobre todo, para España. Rajoy continúa con su modo de vida: no recapacita sobre su futuro, y no escucha ni a la población ni a la oposición. ¿Dónde pueden desembocar las declaraciones como testigo de un Presidente del Gobierno? La respuesta real se desconoce, aunque la del pueblo ha sido muy clara y consciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *