EDITORIAl: Golpe de Estado: EL ROTATIVO, con la Constitución

EFE/ Alberto Estévez

Con el propósito de emular la simbólica portada del diario El País, referente de la prensa en español, el 24 de febrero de 1981 con el titular que decía: «Golpe de Estado: El País, con la Constitución», EL ROTATIVO ha querido hacer lo propio tras el golpe de Estado a las instituciones perpetrado en Cataluña.

Al igual que hicieron los integrantes de la Operación Galaxia, encabezados por el teniente coronel Antonio Tejero, el pasado viernes los diputados de PDeCAT, ERC y la CUP dieron un pronunciamiento mediante la votación ilegal celebrada en el Parlament, carente de garantías, ignorando incluso las indicaciones de los letrados de la Cámara y desoyendo las reclamaciones de la oposición. El pasado viernes el cuarenta y siete por ciento de la Cámara autonómica en Cataluña decidió poner punto final a cuarenta años de autogobierno, con la única finalidad de satisfacer sus delirios secesionistas.

El derecho a la autonomía que Josep Tarradellas lograría recuperar en octubre de 1977 a través de arduas negociaciones con el entonces Presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, Carles Puigdemont se lo ha cargado en tan solo unas horas. Desde el pasado viernes Cataluña es una comunidad intervenida por el Ejecutivo central, se ha visto obligado a hacerlo por vez primera en democracia. Las fuerzas constitucionalistas hacen lo correcto permaneciendo cohesionadas y dejando a un lado sus diferencias ideológicas, la trascendencia de los episodios acaecidos en las últimas jornadas lo requiere.

A diferencia del intento de golpe de Estado de 1981, España goza de solidez en sus estructuras del Estado y cuenta con gran respaldo a nivel internacional, fundamentalmente como estado miembro de la Unión Europea. Ahora bien, conviene no bajar la guardia, los retos a los que se enfrenta el sistema construido en 1978 corre serios peligros de erosión si no se apuntalan y revisan determinadas cuestiones. A pesar de la inacción durante mucho tiempo, valoramos de forma positiva la reacción mesurada, proporcionada y firme de Mariano Rajoy y el ágil funcionamiento de los poderes legislativo y judicial.

La implementación del artículo 155 debe ser el paso previo en la recuperación de la autonomía de Cataluña y la oportunidad de que el Gobierno demuestre su capacidad de gestión en materia económica y social, respetando las singularidades de la comunidad. El papel jugado en la crisis catalana, convierte a Pedro Sánchez en baluarte de la izquierda española. Los socialistas están adoptando la actitud responsable que se esperaba de ellos como fuerza de Gobierno y como uno de los pilares en la construcción y consolidación de la democracia. El secretario general del PSOE es hábil al diferenciar su respaldo al estado de derecho con la necesaria oposición a las políticas de Mariano Rajoy.

La cita electoral del próximo 21 de diciembre sería una buena ocasión para que el mensaje del Partido Socialista vuelva a ser clave en la defensa de una Cataluña que preserve y potencie su historia, su cultura y en especial su lengua siendo a la vez uno de los ejes vertebradores en la España del futuro.

Ahora cabe esperar como se desarrollan los acontecimientos más inmediatos, la puesta en marcha de la intervención, sus consecuencias sociales y lo relativo a las decisiones judiciales que se tomen sobre quienes declararon de manera unilateral la independencia. Es posible que en las próximas horas la Fiscalía presente una querella por delito rebelión que pesaría sobre los responsables del desastre. Podrían enfrentarse a penas de entre quince y veinticinco años de cárcel. Estaremos a la vez muy atentos al discurso de Podemos, cuya equidistancia ha generado importantes fisuras en el seno de la formación morada y quizá tenga un alto coste electoral. Y veremos si a partir de ahora Madrid es capaz de no solo restaurar el orden constitucional, sino también de recuperar la buena convivencia entre Cataluña y el resto de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *