Donald Trump continúa la guerra

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos todavía no ha conseguido ningún resultado beneficioso. Desde el inicio de su mandato, ha recibido críticas por los vetos migratorios, el cambio de la reforma sanitaria “Obamacare”, insignificancia del cambio climático, y sobre todo por la tensión nuclear entre Corea del Norte y el país americano.

EL CONFLICTO ENTRE COREA DEL NORTE Y ESTADOS UNIDOS ESTÁ LLEGANDO A SU LÍMITE

¿Guerra? El conflicto que existe entre Estados Unidos y Corea del Norte está a punto de estallar por completo. Desde los dos países se quieren demostrar un poderío total y un ataque y defensa inviolables. Dos bombardeos estratégicos estadounidenses volaron ayer martes sobre la Península Coreana con un único y claro objetivo: demostrar la fuerza y el dominio del magnate estadounidense. «Esta es una clara demostración de nuestra capacidad para realizar operaciones sin interrupciones con todos nuestros aliados en cualquier momento y en cualquier lugar», han señalado mandos del Ejército.

Ambos países consideran que la primera amenaza viene de su contrario, por lo que Corea del Norte continúa con sus ensayos de un posible ataque nuclear. El ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Ri Yong-ho, definió a Donald Trump como un hombre “mentalmente trastornado”, y justificó los ataques a la parte continental de Estados Unidos por los insultos hacia el presidente norcoreano.

Por mucho que tanto Corea como Estados Unidos, Estados Unidos como Corea, quieran demostrar quién es el mejor, lo cierto es que en esta guerra, nadie será mejor que nadie.

DONALD TRUMP VUELVE A DESESTIMAR AL CAMBIO CLIMÁTICO

El actual Gobierno de Estados Unidos continúa con su política contraria a la de Barack Obama. Esta vez ha formalizado la derogación del Plan de Energía, destinado a reducir las emisiones de gases de efectos invernaderos. Se calcula que el Gobierno consiga un ahorro de hasta 33.000 millones de dólares en costes del cumplimiento de los objetivos de este Plan.

En Plan de Energía fue impulsado por Obama en 2015 con el objetivo de que su país redujera para el año 2030 en un 32% las emisiones de carbono de las centrales eléctricas con respecto a los niveles del 2005. Aunque en la política del ex presidente estaba vigente el control del medio ambiente, la llegada de Donald Trump ha supuesto una pérdida total de esta importancia. La retirada de Estados Unidos del Acuerdo climático de París fue solo el comienzo.

Según un administrador de la Agencia estadounidense de Protección Ambiental, Scott Pruitt, esa derogación “facilitará el desarrollo de los recursos económicos de Estados Unidos”. Estados Unidos, pero, ¿el resto del mundo?

Ana Calvo García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *