Doblemente precarias, doblemente revolucionarias

Fue un día lleno de actos y movilizaciones en todo el mundo y Zaragoza no podía ser menos.

“Porque solo juntas y en la calle, conquistamos nuestros derechos”, reivindicó Pilar Catalán, coordinadora de las organizaciones feministas de Zaragoza, en su discurso de cierre de la manifestación convocada por la tarde por la lucha de la igualdad y libertad de las mujeres.

A las 19:00h se convocó en Glorieta Sasera la manifestación a la que acudieron sindicatos como UGT o CCOO, y asociaciones feministas de UNIZAR. Pilar Lainez, portavoz eventual de la coordinadora, momentos antes de comenzar la marcha comentó: “Hay indignación y hay más mujeres conscientes”, a lo que añadió, “hay más gente joven, hace años no había tanta y pensábamos que no iba a funcionar”. Lainez y todo su equipo calcularon que el año pasado acudieron unas 1.500 personas, y este año han acudido el mismo, o mayor número.

Durante el camino hasta la Plaza del Pilar, donde se ponía fin a un día revolucionario, las miles de personas que teñían el Paseo de la Independencia con pancartas y cantos, crearon un grito de lucha y fuerza por terminar con la brecha salarial, por acabar con el “techo de cristal”, por poner fin a las presiones de la maternidad y, sobre todo, contra la lacra social que azota a todas las mujeres del mundo, el machismo y la violencia de género.

“Este 8 de marzo de 2017 es un día especial que va a ser historia. Hemos parado el mundo, la historia va a cambiar, y lo hemos hecho las mujeres, juntas, todas unidas, llenando esta plaza, llenando las calles y diciendo: ¡Ni una menos! ¡Viva la lucha feminista, la lucha de las mujeres, viva el 8 de marzo!”, terminaba entre aplausos y aclamaciones una de las integrantes de organizaciones feministas de Zaragoza.

Diversas, iguales, únicas

Antes de comenzar la manifestación por El Día Internacional de las Mujeres, a las 17:00h tuvo lugar en el edificio CaixaForum una mesa redonda denominada “Construir Aragón desde la igualdad”, en la que participaron tres mujeres emprendedoras con altos puestos de organización en empresas aragonesas y un profesor de la Universidad de Zaragoza.

Inauguró este acto Javier Lambán, presidente del Gobierno de Aragón y lo clausuró María Victoria Broto, consejera de ciudadanía y derechos sociales. “Todos debemos ser autocríticos al no haber conseguido un gran pacto constitucional, un gran pacto de estado para erradicar de manera absoluta y definitiva la violencia machista”, analizó Lambán en su discurso.

Anunció más tarde Lambán que el Gobierno de Aragón junto con el Instituto Aragonés de la Mujer van a desarrollar el primer Plan Estratégico de Igualdad entre Hombres y Mujeres. Además de lo anterior, informó que está próxima la revisión a las Cortes la primera ley aragonesa de igualdad entre hombres y mujeres, que va a tratar de aplicar remedios a todos los problemas concretos que suponen una discriminación hacia las mujeres por el mero hecho de serlo.

Las participantes de la mesa redonda fueron: María Jesús Llorente, en representación de ARAME, Santiago Boira de la Universidad de Zaragoza, Trinidad Valdovinos de FEACCU y Ana Marcén de la empresa Ecomonegros. La moderadora y presentadora fue Ana Sánchez Borroy.

Sánchez Borroy para comenzar el debate expuso datos de la UGT acerca de la desigualdad salarial, los cuales dejan mucho que desear. Las aragonesas cobran 6.300€ menos al año por el mismo trabajo que un hombre y la brecha salarial se sitúa en el 25,3%. Según CCOO, más del 50% de las mujeres trabajan a jornada parcial, y no por elección.

“Todos somos personas pequeñas, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas y que ese poder que tenemos hace que cambie el mundo”, decía Ana Mercén y que su compañero Santiago Boira refutó. Durante la mesa redonda se trataron temas como la maternidad y la conciliación familiar, las condiciones laborales de las trabajadoras y políticas públicas. Todas aportaban un punto de vista diferente gracias a su experiencia tanto laboral como personal.

“Cómo sigamos hablando de conciliación y lo asociamos a la mujer, estamos dando un paso a atrás y estamos hablando de la conciliación en negativo, le estamos haciendo mucho daño a las mujeres, si se habla que la conciliación debe recaer en ellas”, recalcó María José Llorente cuando se estaba debatiendo el tema de la maternidad y la conciliación.

En cuanto a las condiciones laborales de las trabajadoras, comentaron la novedad del “currículum ciego”, en los que no aparecen ni el nombre ni el sexo de la persona quesolicita el empleo, ya que algunas de las hablantes, como es el caso de Trinidad Valdovinos, sufrió durante una entrevista de trabajo discriminación negativa por ser mujer.

Con la participación de Santiago Boira se aportó, a la mesa redonda, un punto de vista masculino a favor de la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres. “Los hombres somos parte de la construcción de una sociedad más igualitaria. Debemos renunciar a ciertos privilegios, y para renunciar debemos darnos cuenta de esos privilegios, sobre todo en el ámbito laboral. Después, debemos desaprender y entender que algunas cuestiones no son normales. Y por último, tenemos que cambiar. Y para ello debemos asumir nuestra responsabilidad”, enumeró Boira como las claves para que los hombres ayuden a llegar a una sociedad igualitaria.

“Las mujeres no queremos las migajas, queremos el centro del pan, queremos tener el protagonismo que nos merecemos. Porque una sociedad no puede prescindir de la mitad de ella. No puede prescindir del talento, de la capacidad. La sociedad tiene que cambiar para conseguir la igualdad”, reivindicó María Victoria Broto en su discurso de clausura, a lo que añadió para finalizar: “La sociedad no puede ser verdaderamente democrática si no cuenta con unas mujeres en una verdadera situación de igualdad”.

Día Internacional de la Mujer en Unizar

De 12:00h-12:30h se convocó un parón de las clases en las aulas de todo UNIZAR. En el campus de la Universidad de Zaragoza se organizaron estudiantes de todas las facultades y se leyó un manifiesto feminista contra el machismo en las aulas por parte de CEPA feministas.

Este colectivo ha creado un comité universitario de todas las feministas de la universidad en el que pertenecen otros colectivos como Frente de Estudiantes, EDU, Sindicato de Estudiantes y Colectivo Universitario Lefrig, entre otros. “Trabajamos todas juntas para futuras movilizaciones y convocatorias, para que esto no quede en un acto aislado”, contó Lara Gutiérrez integrante de CEPA feministas.

El manifiesto feminista que leyeron en el acto contenía una tabla de reivindicaciones, como una educación que promueva acabar con los roles y estereotipos de género, construir un entorno de tolerancia e igualdad y crear protocolos contra el acoso, revisar los materiales y libros de texto utilizados en los centros educativos, el fomento y promoción de los estudios de género, la puesta en marcha de proyectos y actividades de sensibilización con las nuevas masculinidades y la no subvención a aquellos centros que no cumplen las medidas anteriormente citadas o los que segreguen por razón de género.

Laura Juan Lahuerta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *