Cuenta atrás definitiva para el 1 – O

Presentación de las urnas para el 1 – O / fuente: Reuters

El referéndum ilegal del primero de octubre, y todo el movimiento separatista que hay tras él, supone sin duda una de las crisis más graves a las que ha tenido que hacer frente la sociedad española desde la transición. Cuanto más cerca está tal fecha, la tensión y la incertidumbre aumentan, sin a un día del mismo poder vaticinarse claramente que va a ocurrir.

Surgen numerosas preguntas: ¿Va a haber urnas en los colegios o las fuerzas de seguridad intervendrán antes de que se coloquen?¿Quien formará parte de las mesas electorales?¿Que papel tendrán la Policía Nacional y la Guardia Civil?… Y, si se celebra el referéndum y gana el sí, ¿Habrá declaración unilateral de independencia? Por ahora, los responsables de la consulta se contradicen al responder a esta pregunta: la Cup tiene claro que sí, mientras en ERC y el PdeCAT no hay una contestación clara.

Aunque no se sepa si habrá urnas en los colegios lo que sí está claro es que las urnas existen y están almacenadas en algún sitio aún indeterminado. El propio Vicepresidente de la Generalidad, Oriol Junqueras, presentó junto al consejero de Exteriores, Raül Romeva, y el consejero de Presidencia, Jordi Turull; las urnas para el 1 de octubre.

La presentación de las mismas fue el punto final de la rueda de prensa en la que los mencionados cargos del gobierno catalán explicaron cómo tenían previsto que se desarrollara la jornada del domingo. La rueda de prensa se realizó en las instalaciones de la empresa Mediapro en Barcelona, propiedad del multimillonario pro referéndum  Jaume Roures. Los periodistas tuvieron que abonar entre 10 y 500 euros para poder cubrir el acto.

Las urnas son recipientes de plástico opacas con tapa negra y el emblema de la Generalidad impreso. Numerosos medios apuntan a que las urnas habrían sido fabricadas por la empresa china Smart Dragon Ballot Expert, aunque desde la compañía no lo han confirmado ni desmentido. La similitud que guardan las urnas con cajas de almacenaje domésticas han suscitado numerosas bromas en redes sociales.

Tampoco se conoce si habrá papeletas en las mesas electorales. Desde que cargos del gobierno catalán pidieran imprimirlas en casa, la Guardia Civil ha intervenido en numerosas imprentas en búsqueda de estos papeles imprescindibles para llevar a cabo el referéndum. El pasado viernes, la benemérita requisó 2,5 millones de papeletas y 4 millones de sobres de un almacén de Igualada. El sistema telemático para el recuento de votos también ha sido bloqueado, según ha confirmado el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo.

La misma noche de la intervención en Igualada, al menos dos individuos no identificados arrojaron un paquete incendiario contra el cuartel de la Guardia Civil en tal localidad. Los propios agentes pudieron extinguir el fuego, que no causó daños humanos ni materiales. Aunque éste suceso puede considerarse como un hecho aislado, los cuerpos de seguridad prevén que el domingo se produzcan alteraciones graves del orden público.

Aproximadamente tres cuartas partes de los anti disturbios del país (unos 3000 agentes) están desplazados en Cataluña. La mayoría de los funcionarios desplazados están alojados en buques – hotel amarrados en el puerto de Barcelona. Sin embargo, los agentes no tienen unas órdenes claras de cómo actuar: Policía y Guardia Civil dependen de cómo operen los Mossos, y estos estarían recibiendo ordenes contradictorias y ambiguas.

El major de los Mossos, Josep Lluis Trapero, ha pedido evitar el uso de la fuerza y ha ordenado el cierre y desalojo de los colegios a las 6:00 del domingo uno de octubre. Sin embargo, el protocolo del Cuerpo impide el desalojo si hay “personas vulnarables”, y es previsible que haya niños en numerosos centros, ya que se han organizado acampadas, torneos y otras actividades para mantener algunos colegios abiertos. En algunos centros se ha llegado a arrancar las puertas para evitar que sean precintadas, precintos que la Cup ha llamado a romper. Según Mossos, este sábado estaban ocupados 163 de los 1300 centros visitados.

El desafío separatista también ha tenido consecuencias en el resto del territorio español durante los últimos días: la venta de banderas nacionales se ha multiplicado y numerosos ciudadanos de todo el país han colocado la enseña en ventanas y balcones. Durante la tarde del sábado ha habido manifestaciones multitudinarias en distintas ciudades, destacando Barcelona, en defensa de la unidad.

Ignacio López Soláns

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *