Crisis de Zimbabue: Desde la toma del poder hasta la proclamación de Mnangagwa como presidente

Emmerson Mnangagwa, junto a su esposa, Auxilia, a su llegada a la ceremonia de investidura, en Harare, el 24 de noviembre. / AP / BEN CURTIS

Zimbabue necesita una estabilidad. El país africano se ha enfrentado en los últimos días a una incertidumbre política extrema, tomas de poder, dimisiones obligadas y presidentes bajo custodia.

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, dimitió hace unos días después de 37 años dirigiendo el país. El Ejército había tomado el control del país y tenía retenido a Mugabe en su casa. Aunque en un principio el presidente de 93 años actuó contra la presión política anunciando en televisión que iba a seguir en el mandato hasta diciembre, finalmente Mugabe ha retirado del cargo político. Fue él mismo quien se encargó de anunciar, a modo de carta, su inminente dimisión. Robert Mugabe ha explicado que su decisión es “por el bienestar de los zimbabuenses y por la necesidad de una transferencia pacífica de poderes”.

En el principio de la crisis, se temía por la vida del ya expresidente y de su mujer. A pesar de las alertas de cierta parte de la población, los militares aseguraron que Mugabe estaba salvo. El mayor general, Sibusiso Moyo, explicó a los habitantes de Zimbabue su objetivo: “Solo estamos buscando a los criminales que están alrededor (de Mugabe) que están cometiendo delitos que están causando un sufrimiento social y económico al país para llevarlos ante la justicia”.

EL FUTURO DE MUGABE

El expresidente de Zimbabue tendrá garantizada la seguridad jurídica del país. Además, no se tomarán acciones contra los negocios con los que se le relacionaban mientras ejercía de presidente en el país. De esta manera, todo apunta a que Muguba y su mujer desechen la opción del exilio y permanezcan en el país que hasta hace unos días, presidían.

Aunque el futuro de Mugabe y de su esposa es seguro, el de los ministros y aliados políticos de Grace Mugabe es realmente incierto.

NUEVO PRESIDENTE DE ZIMBABUE

El expresidente de Zimbabue, Emmerson Mnangawa, ha asumido el cargo tras la dimisión de Mugabe. La jura, que es el primer cambio real desde la independencia de Zimbabue en 1980, se ha celebrado en un ambiente festivo.

Mnangawa ha prometido que servirá a su país y a la Constitución. Además, se compromete a fomentar acciones para que Zimbabue avance mientras lucha contra todos los obstáculos. “Protegeré y promoveré los derechos del pueblo de Zimbabue, llevaré a cabo mis deberes con toda mi fortaleza y con mis mejores capacidades”, añadió. Mugabe no acudió a la jura, aunque el jefe de prensa confirmó que había deseado lo mejor para el nuevo presidente de Zimbabue.

Ana Calvo García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *