Ciudadanos debería pensar más en los ciudadanos que en Ciudadanos

Cristina Cifuentes muestra documentación académica en la Asamblea de Madrid | David Castro
Cristina Cifuentes muestra documentación académica en la Asamblea de Madrid | David Castro

Cristina Cifuentes continúa al frente de la Presidencia de la Comunidad de Madrid. El baluarte de la transparencia, el azote de la corrupción se aferra al sillón envolviéndose en mentiras, arremetiendo sin argumentos sólidos contra la oposición y desafiando a la opinión pública con actitudes arrogantes que recuerdan bastante a las de sus dos últimos antecesores en el cargo, Ignacio González y Esperanza Aguirre.

El Partido Socialista presenta una moción de censura contra su gobierno planteando a Ángel Gabilondo como candidato alternativo, Podemos la respalda y Ciudadanos hace equilibrismos. La formación naranja, a la que durante tiempo se ha venido tildando de responsable y regeneradora, adolece de esos rasgos cuando antepone sus cálculos electoralistas a la higiene democrática. Inicialmente se mantuvieron impasibles hasta celebran un pleno extraordinario donde se explicase Cifuentes, luego propusieron abrir una comisión de investigación, dieron 48 horas al Partido Popular para que la apoyase o exigirían la dimisión formal de Cifuentes y ahora ella sigue enrocada.

Ciudadanos sostiene en la Comunidad más relevante del país a una Presidenta presuntamente corrupta y además estima que la solución reside en que le sustituya un candidato popular, cuya fuerza aplaude el comportamiento de Cifuentes y rechaza dilucidar las posibles irregularidades de su expediente académico. El Partido Popular desprestigia las instituciones cada minuto que pasa, desacredita el ejercicio de la política y se burla de los ciudadanos. La igualdad de oportunidades se halla en tela de juicio.

Cientos de estudiantes se concentraban el pasado lunes a las puertas de la Rey Juan Carlos denunciando el trato de favor a la dirigente madrileña, según diversas informaciones de la prensa, habría en la misma tesitura algunos nombres más de las filas del PP. ¿Con que ánimo, con que aliciente pueden estudiar a partir de ahora aquellos jóvenes que invierten todo su tiempo, su esfuerzo, su dinero, los ahorros de sus familias teniendo sobre la mesa un caso evidente de amaño en las notas de un máster?, ¿No se les cae la cara de vergüenza a los señores del Partido Popular vitoreando en la convención de Sevilla a Cristina Cifuentes, a sabiendas de que su versión de los hechos es absolutamente falsa?

Este precedente ha de servir para exigir responsabilidades a Cristina Cifuentes renunciando al cargo, aprobando una moción de censura para regenerar el Gobierno de la Comunidad de Madrid sin nadie señalado por Aguirre o Cifuentes y por supuesto levantando alfombras en la Universidad Rey Juan Carlos y dotando de mayor transparencia al sistema. Si eso no ocurre, habremos desperdiciado la oportunidad de devolver una parte importante del crédito que merecerían las instituciones. Lo contrario supondrá seguir hundiéndonos en el fango. Ciudadanos debería pensar más en los ciudadanos que en Ciudadanos.

Samuel Riad, director de EL ROTATIVO y presentador del programa Micrófono abierto en La Ocho Zaragoza TV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *