Beneficios del cepillo interdental

Uno de los utensilios más necesarios y valiosos para la higiene bucodental, es sin lugar a duda el cepillo interdental, ya que ayuda a alcanzar esas zonas de la dentadura a la que el cepillo tradicional no llega. 

También es necesario usar el hilo dental para mantener nuestra higiene en condiciones y llegar a zonas inalcanzables para el cepillo normal. 

 Conocer las labores que puede desempeñar este cepillo es muy importante, por lo que te sugerimos que sigas leyendo este post para saber lo necesario que es para tener una higiene bucodental total. 

El cepillo interdental o interproximal, tiene un tamaño mucho más reducido que los normales y con un cabezal cilíndrico. Su función es la eliminación de placa bacteriana que genera los restos de comida y las bacterias que viven en los espacios que tenemos entre las piezas dentales. Los hay de forma acordada o bien alargada. Y pueden estar calificados según el tamaño, y grosor, aunque esto último viene diferenciado por colores, pudiendo elegir en relación al espacio interproximal que tengas en tu cavidad bucal. 

Para eliminar la placa bacteriana, se necesitan filamentos que arrastran a ésta al hacer contacto con las piezas dentales. De ahí la relevancia de que este cepillo se ajuste perfectamente al espacio interdental, y así asegurarnos que elimina todo tipo de restos que se acumulen entre las piezas. 

El uso está recomendado a personas que no pueden eliminar de forma eficaz los restos de alimentos con el hilo dental. Es recomendable para personas que tengan implantes dentales o con problemas periodontales, véase como gingivitis o periodontitis. Sobre todo, estas enfermedades provocan la retracción de las encías, fomentando mayor espacio entre dientes, y por lo tanto siendo insuficiente el uso del hilo dental. 

También personas con tratamientos de ortodoncia fija, deben usar con frecuencia este tipo de cepillos si quieren una buena limpieza dental, porque con estos aparatos se genera una mayor acumulación de placa bacteriana. 

Lo que debemos de fijarnos cuando elegimos un cepillo interdental es en el grosor y la forma, para que se ajuste perfectamente a nuestras piezas dentales. Para un correcto uso, se debe de hacer movimientos horizontales de fuera hacia dentro, asegurarnos que el filamento haga contacto con las piezas dentales y no el alambre. Hacer movimientos repetitivos y ejercer una presión mínima, ya que se trata de aprovechar los espacios entre las piezas, no debemos hacer los espacios más grandes, y por supuesto usar una pasta de dientes que sea adecuada a nuestra dentadura. 

Muchas veces pensamos que este tipo de cepillos realiza la misma función que el hilo dental, pero está indicado para diferentes usos. En el caso del hilo dental se indica cuando el espacio entre piezas es mínimo, mientras que el cepillo interdental da servicio cuando es un espacio más importante. 

Un buen uso de este cepillo nos va a eliminar la placa bacteriana y que no se transforme en sarro. Manteniendo una higiene dental correcta nos ocupamos de tener una salud alejada de infecciones y problemas derivados de la boca. 

Eso sí, siempre debemos de preguntar a tu dentista de confianza (si buscas un dentista en Torre del Mar entra aquí) para que nos aconseje qué y cuándo utilizar este tipo de cepillos.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.