Aragón pide a la jueza entrar en el Museo de Lérida para llevarse los bienes de Sijena

Primeras piezas procedentes del Museo de Lérida llegadas al monasterio de Sijena. / Jaime Galindo

El Real Monasterio de Santa María de Sigena data del siglo XII y se ubica en el término municipal de Villanueva de Sigena (Huesca). Asimismo, fue hecho construir por Sancha de Castilla, reina consorte de Alfonso II de Aragón, como monasterio destinado a religiosas hospitalarias.

Entre los años 1982, 1992 y 1995 se realizaron compra-ventas del “tesoro de Sijena” y, consecuentemente, la Generalitat se hizo con un total de 97 obras de arte de dicho monasterio, declarado Monumento Nacional. Después de varias denuncias interpuestas por el Gobierno de Aragón y largos años de procesos judiciales, el juzgado número 1 de Huesca dio un ultimátum a la Generalitat para que devolviera a finales de junio del año pasado esas 97 piezas. Pero a pesar de los reiterados avisos, el Gobierno catalán ignoró esa orden, pues devolvió solo 51 obras, actualmente depositadas en los almacenes del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) y, además, lo hizo fuera del plazo exigido.

A día de hoy, justo un año después de que se incumpliese la primera fecha de entrega dictada por la magistrada, todavía son 44 las obras que la Generalitat catalana tiene retenidas en el Museo de Lérida en contra de las órdenes judiciales, y las dos restantes, según palabras de las autoridades catalanas, no saben dónde están.

Después del último aviso de Cataluña de que seguirá desobedeciendo a la Justicia y de anunciar que no tienen ninguna intención de cumplir con los plazos fijados por la jueza responsable del caso, el Gobierno aragonés ha decidido solicitar al Juzgado de Instrucción número 1 de Huesca la autorización para poder entrar en el Museo de Lérida y poder decomisar los 44 bienes retenidos. Asimismo, ha decidido reclamar al juzgado que le faciliten efectivos policiales para llevar a cabo su propósito: llevar las obras de vuelta al monasterio de Sijena el lunes 31 de julio, fecha límite dada por la Justicia.

“Si ya es grave en un Estado de Derecho no cumplir las resoluciones judiciales, aún lo es más que la Generalitat anuncie con toda tranquilidad que las va a incumplir. Es una provocación insoportable que no podemos permitir”, advirtió Mayte Pérez, consejera de Cultura del Gobierno aragonés. Al mismo tiempo que recordó que la DGA ha solicitado en ocho ocasiones a la jueza que envíe a la Policía a por los bienes para cumplir la orden de devolución de los bienes, por lo que el próximo paso ya es esta acción directa.

Un visitante observa una de las piezas del tesoro de Sijena. / MASSIMILIANO MINOCRI

Plazos y consecuencias

La magistrada del caso fijó dos fechas claves: 25 de julio y el 31 de julio. Antes de la primera estaba fijado el plazo para hacer llegar el plan de traslado de las obras y, antes de la segunda fecha, está previsto llevar a cabo su entrega. Pero según han anunciado fuentes oficiales del Departamento catalán de Cultura, ambos vencimientos serán incumplidos como hace un año: “Mantenemos nuestra postura. Creemos que nos asiste la razón y, por lo tanto, ni comunicaremos un plan de traslado ni efectuaremos la entrega”. Declaraciones que se pronunciaron para confirmar las últimas declaraciones de su máximo responsable, Lluís Puig, quien reconoció estar tranquilo por “poseer la razón”.

Estas actuaciones, según la jueza, Carmen Aznar, podrán tener consecuencias legales. Es más, Lluís Puig, quien no lleva ni un mes como consejero del Gobierno de Puigdemont se arriesga a ser acusado de desobediencia judicial y apropiación indebida, un delito que es penado con hasta seis años de cárcel.

Por su parte, la Generalitat insiste en que las piezas reclamadas “están en poder de terceras personas, que son poseedoras de buena fe de los bienes litigiosos»”, un argumento que no es la primera vez que la magistrada del caso ha desestimado. Del mismo modo, el portavoz del Gobierno catalán, Jordi Turull, alegó que “no procede hacer esta entrega en este momento”, ya que “los expertos en patrimonio” han avisado de que “no se dan los requisitos ni jurídicos ni físicos idóneos” para llevar a cabo la entrega de las piezas al monasterio. “No se pueden separar estas piezas”, añadió Turull.

Pronunciadas estas declaraciones, Mayte Pérez opinó que son una “provocación” y las calificó de “excusas de mal pagador”. Además, recordó que “quizá quien no cumple con los elementos, principios y criterios de seguridad puede ser la Generalitat, ya que nos faltan dos de los 53 bienes que tendrían que estar en el monasterio, y que han sido extraviados por sus propios técnicos en el MNAC”.

NOELIA MUÑOZ MARCO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *