Ante la intolerancia, elegancia con el Yiyo

Wikipedia

¿Que es una corrida de toros? Una alegoría de lo que es la vida y como afrontarla, en una Plaza de Toros hay muerte y hay vida, hay cornadas y hay buenas faenas… pero siempre ante las adversidades los toreros saben reponerse y cuajar buenas faenas para lograr grandes tardes.

Esta noche unos intolerantes han tirado varios botes de pintura roja al monumento dedicado al Maestro D. José Cubero “El yiyo”, en las inmediaciones de la Plaza de Toros de las Ventas, sinceramente no entiendo esta falta de respeto a la memoria del Maestro, cuando muy probablemente los autores desconozcan quien fue el Yiyo. No es momento de lamentar, sino de ser torero, torniquete, sonreír al tendido y seguir con la faena, con arte y elegancia. Se limpia el monumento y no se le da mas importancia de la poca que tiene.

Ayy príncipe del toreo, que grande fuiste, que buena faena cuajaste a Burlero, el toro que te mató en la Plaza de Toros de Colmenar Viejo aquel 30 de agosto del 85, con una cornada directa al corazón, a un corazón que conmocionó a España, a esa misma España que emocionaste con tu toreo. Solo tenías 21 años, pero tú manera de torear te valieron el reconocimiento de tus contemporáneos y que te apodaran el príncipe. Con una corta y exitosa carrera de novillero, ganando en el 80 el zapato de oro de Arnedo. Saboreaste lo que es abrir la Puerta Grande de la plaza mas importante del mundo, Las Ventas, y toreaste aquella fatídica tarde en Pozoblanco donde encontró la muerte Paquirri, de hecho fuiste el número dos en el “Cartel maldito de Pozoblanco”. La gloria te llego y verdaderamente hemos sido muchos los que hemos crecido con tu historia Maestro.

El estilo de “El Yiyo” era muy definido, una concepción clásica del toreo, con la elegancia digna de los mas grandes y un amor por este arte desmesurado, pero destacamos tu templanza en las faenas, sobretodo en la muleta y esos ayudados con los que nos sorprendiste, sin duda tu estilo fue de Maestro consumado. Gracias príncipe.

Íñigo Javier Monforte San Román

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *