Ángel Martínez León, director de Cristo Rey, habla

Cristo Rey, uno de los colegios afectados por las reformas de educación de la concertada del Gobierno de Javier Lambán, recurrió a los Tribunales para recuperar la vía que la DGA le había retirado, por razón de que cada seis años se hace un concierto con la concertada para concretar cuantas plazas debe ofertar los centros. Algunos de los motivos, que impulsaron al Gobierno de Aragón a retirar una vía en 13 colegios concertados de la Comunidad, fueron la despoblación e igualar las vías entre colegios concertados y públicos.

Ángel Martínez León

Ángel Martínez León, director titular del colegio Cristo Rey, de cuyo centro es el representante legal de la entidad Escolapios, responde algunas preguntas relacionadas con dicha polémica. Dentro de las funciones de Ángel Martínez esta específicamente el tema de admisión de alumnos.

Esta semana termina el proceso de escolarización. ¿Ha repercutido las recientes reformas del concierto de educación de la concertada en las solicitudes recibidas en este colegio?

Hemos percibido cierta incertidumbre en ciertos momentos. Desde los centros hemos intentado tranquilizar porque entendemos que las vías judiciales que estamos impulsando llegaran a buen puerto y saldrá todo adecuadamente. Ha sido un proceso de admisión de alumnos relativamente atípico en el sentido en que los padres han esperado hasta el último momento, han apurado, han estado muy atentos a las plazas que había aquí, allá, etcétera.

El resultado final ha sido que cinco colegios que estaban nominados, tienen que ir a sorteo. Otros han ajustado las plazas y alguno, como nosotros, nos hemos quedado muy cerquita. Solo nos han faltado dos alumnos para completar las plazas ofertadas.

¿Cuántas plazas han ofertado este año?

Hemos ofertado 84 plazas, que son 76 plazas ordinarias y 8 plazas para alumnos con necesidades educativas especiales. Hemos recibido 81 solicitudes. Es verdad que los padres se adaptan. Cuando hay más plazas hay más gente que te viene porque tienen la percepción que no van a ir a sorteo. Que tienen menos posibilidades de quedarse fuera. En el caso de que las plazas se reducen, hay menos padres que se acercan.

Un estudio del paraguayo Carlos Vera, pedagogo, dice que solamente el 5% de los padres que llevan a sus hijos a colegios religiosos lo hace por creencias religiosas. ¿Qué opina al respecto?

En nuestro caso no tenemos constatado eso. El año pasado hicimos una encuesta a las familias que optaron por nuestro centro. Respondieron 28 personas, la tercera parte de las que entraron. Consideramos que ya es suficiente. Les pedíamos cuales eran los tres motivos por los que traían a sus hijos a nuestro centro. El 96% por los proyectos de innovación, el 82% por nuestras instalaciones y el 46% por el ideario cristiano.

Usted que es maestro, ¿cree que en las condiciones actuales, los profesores de enseñanza pública tienen los mismos recursos que los profesores de la concertada?

Los recursos no son iguales pero la realidad de los centros tampoco son iguales. Cada uno tiene que trabajar con los recursos y limitaciones que tiene. Creo que es deseable y se debe aspirar a que los colegios públicos y concertados escolaricen el mismo tipo de alumnos, la misma cantidad, etcétera. Yo creo que es bueno que la Administración dote a los centros de los recursos que vayan a necesitar para poder trabajar con esos alumnos. En nuestro caso tenemos alumnos de espectro autismo, tenemos tres aulas de autismo, y la Administración dota de recursos al centro para poder trabajar con ellos.

Lo deseable sería que todos los centros tuviésemos el mismo tipo de alumnos y que se equilibrasen los centros y que tuviéramos los mismos medios.

El Gobierno de Aragón recurre a que no hay el mismo tipo de alumnos en los colegios privados y concertados que en los públicos, lo que hace que haya desigualdades en un mismo barrio. No solo en los alumnos, sino también en las vías porque hay colegios de ámbito privado y concertado que tienen más que los públicos. Por lo que, según ellos, buscaban la equidad entre unos y otros.

Lo que pasa es que eso no es del todo cierto. Porque hay colegios públicos que tienen mucha inmigración o muchos alumnos en situación de riesgo pero también en colegios concertados. Y, de la misma forma, hay colegios concertados que por el contexto y la realidad en las que están no se dan los casos. Y también ha colegios públicos cuya realidad social no es tan acuciante como en otros centros. Creo que ese simplismo es demasiado peligroso. No se ajusta del todo a la realidad.

Albergue Cristo Rey

A la hora de hablar de las consecuencias al reducir una vía en los colegios concertados se garantiza que los profesores no perderían su puesto de trabajo, pero nadie habla de los empleos de las personas que trabajan en el mantenimiento, en el comedor, en limpieza, en transporte… ¿Qué futuro les esperaría?

Lo primero, de los profesores lo que se habla fundamentalmente es de los primeros años. Está por ver si realmente esto fuera generalizado y hubiese muchos colegios concertados, sería muy difícil poder recolocar los profesores de la concertada. En algún momento se ha dicho que por siempre pero otras veces se ha dicho que al menos los primeros años seguirían trabajando en su propio centro. Los programas de recolocación del profesorado de la concertada, que vienen haciéndose desde hace mucho tiempo, en realidad hace que el profesorado que se queda sin trabajo por reducción de aulas, lo asuma la propia red de los centros concertados. Claro, si al año hay que asumir unos pocos la red puede. Pero si cada año la red tiene que asumir a muchos, realmente no tiene capacidad. Estaría por ver realmente la viabilidad de una propuesta así de cara a 10-15 años.

Y en el caso del personal de Administración y Servicios, que nadie habla de ellos, indudablemente se vería afectado. En la mayor parte de las ocasiones dependen del número de alumnos y las necesidades del centro. Una reducción drástica del alumnado implicaría que hiciera falta menos personal.

La capacidad económica también condiciona la decisión. Durante la manifestación por la reducción de 13 vías en diferentes centros de la concertada en la Comunidad, las familias y profesores pedían libertad de elección, pero muchas familias no pueden hacer frente a los precios de los centros privados y concertados, por lo que tienen menos opciones que las que sí. ¿Qué dice al respecto?

Creo que hay que ser conscientes que los alumnos de centros concertados se acogen al mismo programa de becas que los que están en las públicas. En muchas ocasiones hay una labor silenciosa en los centros concertados de ayudar complementando becas internas. La solidaridad dentro de los centros concertados es una cosa que no se pone encima de la mesa pero que está.

Nosotros aquí al margen de las becas que da la DGA también facilitamos muchas actividades y servicios a los alumnos cuando vemos que hay una necesidad manifiesta.

En cuanto a los precios, sí que es cierto que puede haber cierta disparidad en la concertada. Pero lo que es el acceso a la educación, es gratuita. Hay centros que solicitan ayudas pero siempre son voluntarias a fundaciones o entidades sin ánimo de lucro.

Los colegios que os habían retirado una vía recurristeis a los Tribunales para que os la devolvieran. ¿Qué argumentos distéis?

Básicamente que mientras el centro tenga demanda y la gente quiera seguir viniendo al colegio, si tenemos que garantizar la libre elección de centro, la reducción de vías hace que teniendo posibilidades el centro de ofertar todas sus vías queden sin utilizarse esos recursos.

El Artículo 27 de la Constitución Española garantiza la libre elección de centro. Indudablemente a través de las leyes educativas posteriores se ha articulado que la educación concertada es una red complementaria a la escuela pública.

Si no existiera la concertada, un padre que no le gustase el ideario de los colegios públicos solo podría acudir a la privada, como ocurren en otros países. Eso sí que es limitante, porque hace que solo puedan elegir los ricos. El hecho que existan los conciertos hace que puedan elegir todos los españoles, sea cual sea su realidad económica.


Entrevista realizada por Laura Juan Lahuerta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *